Transparencias

YO, DANIEL BLAKE (Ken Loach, 2016)

YO, DANIEL BLAKE (Ken Loach, 2016)

El factor humano.

Por JQMDL.

 

La realidad es sumamente deprimente cuando miramos lo que no nos gusta. Personas muriéndose de hambre o en la guerra aparecen de manera constante en las noticias y no podemos sentir algo de remordimiento antes de acabar insensibilizados al sufrimiento que no nos incumbe. Cambiamos de canal y atendemos a algo más cercano.

El dúo Loach/Laverty ha realizado su último esfuerzo desde Newcastle (noreste de Inglaterra) para llevar lo que no queremos ver a nuestra sociedad. Un viudo de 59 años que lleva trabajando toda su vida y que, tras sufrir un infarto, se ve obligado a recurrir a ayudas económicas para sobrevivir, a partir de ahí la realidad nos golpea de frente y sin parar. Dan lucha contra la burocracia que le inhabilita a recibir prestaciones. En paralelo, Katie, una madre soltera de Londres, intenta reflotar su vida y la de sus hijos sin apenas dinero.

Las historias del ineficaz sistema burócrata nos resultan familiares a todo europeo. Desde pedir una cita para renovar el DNI, la tramitación de un traslado o la simple lentitud en atendernos. Dan no puede apelar a las ayudas por un error administrativo mientras que a Katie no le conceden un cheque por llegar dos minutos tarde. En nuestros casos, que tenemos que sobrellevar esporádicamente, nos resignamos y cedemos, pero los protagonistas no pueden dejarlo, solo pueden seguir intentándolo. Siguen luchando contra el sistema o contra los elementos para obtener un mísero subsidio, porque no tienen otra opción. Son gente humilde pero sin recursos, pendientes y a total merced del funcionariado.

Se presenta entonces el poderoso drama. La ayuda mutua entre Katie y Dan, el combate entre el incansable carpintero y los ordenadores (bastante cómica) y la denigración de Katie ofrecen pura emoción a la película bajo el riesgo de sollozos para los espectadores. La crudeza del filme es inigualable dentro del propio cine, porque si las películas tienen diferentes maneras de describir historias y sentimientos reales, aquí se arroja la realidad tal y como es. De ahí que Ken Loach y Paul Laverty sean alabados por su realismo social, anticipando esos sentimientos de desasosiego surgidos al proyectar un espejo en la pantalla; la amarga, dura, sobria y preocupante realidad.

Pero siendo realismo social hay que estar dispuesto a mirar a través del espejo y saber que lo que vamos a ver carece de estilismos. Con un final que deja con ganas de más, el vacío que se ha formado en nuestro estómago puede acrecentarse cuando empiecen los créditos finales e insatisfacer al público ya que la realidad mostrada ha emocionado, y no hemos mirado a otro lado.

 

yodanielblake
Intérpretes:
Dave Johns
Hayley Squires
Dylan McKiernan
Briana Shann
Guión:
Paul Laverty
Fotografía:
Robbie Ryan
Música:
George Fenton

Compartir este post

1 Comentario

  1. Imagen de perfil de Joserra

    Con la falta que hacen pelis así. De nuevo la ficción otorga trascendencia a lo que para la realidad ya casi no significa nada.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close