Críticas Novedades

VOODOO VEGAS «Feeling So Good» (Voodoo Vegas, 2019)

VOODOO VEGAS «Feeling So Good» (Voodoo Vegas, 2019)

Fresco y denso.

Por Carlos Bayón.

 

Desde Inglaterra nos llega la nueva propuesta de una banda joven con espíritu 80 y que en ciertos momentos y sobre todo en la voz me recuerda mucho a los barceloneses Big Mouthers.

Si miramos su página web las influencias de sus componentes están entre Bon Jovi, Aerosmith o los más modernos The Answer, basan su sonido en unas guitarras frescas y sólidas y hacen un hard rock old school con, en mi opinión, poco de sus influencias, por lo menos de Bon Jovi o Aerosmith. Veo, o mejor dicho escucho, pocas cosas de ellos, sí hay gusto por las melodías pero el sonido está en momentos más cercano a unos Skid Row despojados de su vena más punk o de bandas contemporáneas como Collateral o The New Roses, que también tienen a los de New Jersey entre sus mayores influencias, y algunas cositas de rock sureño y de esta nueva corriente de rock clásico a lo Rival Sons.

La mezcla de temas más alegres y rápidos con otros de corte más pesado hace que te dejen un poco descolocado y que de primeras el disco se te haga un poco bola porque no sabes a qué atenerte, pero una vez que se te pasan esos momentos de sorpresa nos encontramos un disco que no tiene nada de original, lo hemos escuchado en infinidad de bandas, no hacen digamos algo vanguardista pero sería una pena que una propuesta tan sincera y refrescante quedara en el olvido.

Por extraño que parezca el disco está grabado en Madrid mediante el procedimiento del crowfunding, como sus dos anteriores propuestas, y han conseguido un sonido salvaje, auténtico y en ciertos momentos pesado como en la fronteriza y oscura “How Much is Enough”, donde se notan mucho esos aires a rock con dejes algo stoner y a la que le pesan los más de seis minutos de duración con unos coros indios que se repiten a lo largo del tema, pero muy condicionados por la duración que convierte un tema sobresaliente en notable. Dejes que se repiten en la instrumental “World Keeps Turning” que sirve de introducción a la muy Zeppelin “Who I Want To Be”.

La inicial “Don’t Need Your Love”, con un hard rock vacilón y rápido, lleva un ritmo muy Mötley Crüe acelerado, ritmo que se repite en “Revolution”, con unas guitarras juguetonas que a veces van marcando unos riffs ochenteros y un solo que parece de otra canción, defecto que le pasa en algunas canciones y es que parece que Meryl Hamilton tiene que demostrar lo buena guitarra que es y da la sensación de que va por otro lado.

La lenta y cadenciosa “Follow Your Leader”, con un ritmo tétrico, va convirtiéndose en un medio tiempo que se acelera lo justo en el estribillo y que puede que se alargue en exceso.

La cosa se pone seria con “Puppet” donde ya empiezan a notarse los ritmos pesados y endurecen la propuesta con un tema más hard rockero deudor del Slave To The Grind de Skid Row y donde la guitarra se marca un solo excelso pero totalmente a contra ritmo del resto de la canción.

“Pretender” es sleazy 80’s que te puede traer a la memoria los mejores momentos de gente como L.A. Guns o Faster Pussycat.

Los ritrmos pesados continúan con la homónima “Feeling So Good” pero con un aire más a rock sureño a lo Rival Sons con un épico y bonito estribillo donde el solo de guitarra se sale un poco del canon de la canción.

Tras los momentos más densos volvemos al rock ochentero pero con aires actuales en “Come on Over” con aromas a Crazy Lyxx y a los más clásicos Ratt con un bajo marcando un ritmo muy funky y la armónica nos presentan un tema rápido y enérgico de los que te alegran el día.

Termina el disco con “Love Shine” que se alarga hasta el infinito, un buen tema para prolongar la fiesta pero cuya excesiva duración lastra bastante a su rock clásico con distintos cambios de tempo que por lo menos no aburren. La guitarra en ciertos momentos va un poco a su rollo pero no desentona en la nota general del disco.

Disco interesante al que sacar varias lecturas dentro de su rock enérgico y animado que no aburre aunque las partes más pesadas se nos pueden atragantar, y ese intento por tocar varios palos hace que se quede dentro de un estilo sin definir y que descoloque a muchos oyentes si solo nos quedamos con una primera impresión. El disco pide una escucha con calma para captar los matices de las canciones más espesas porque cuando se ponen en plan hard rock directo y atrevido lo clavan.

En mi opinión deberían pulir un poco los desvaríos guitar hero que algunas veces te sacan de la canción pero tampoco es algo que desmerezca la nota general del álbum.

VOODOO VEGAS - FEELING SO GOOD cover
VOODOO VEGAS:
LAWRENCE CASE: Voz y armónica
ASH MOULTON: Bajo
MERYL HAMILTON: Guitarra
MIKE RIGLER: Batería
JON DAWSON: Guitarra

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close