Críticas Novedades

TOM KEIFER BAND «Rise» (Cleopatra Records, 2019)

TOM KEIFER BAND «Rise» (Cleopatra Records, 2019)

Cenicienta desencadenada.

Por Carlos Bayón.

 

Después de 25 años del último lanzamiento de su banda madre, Still Climbing, y 6 de su primer disco en solitario, The Way Life Goes, que a mí me dejó satisfecho sólo a medias, ya que me dio la impresión de no saber por dónde tirar, y le quedó pelín irregular, con grandes ideas pero no llevadas a buen término, Tom Keifer nos vuelve a presentar once nuevas canciones, la mitad acústicas o baladas y la otra mitad rockeras, que, como es natural, recuerdan muchas de ellas a Cinderella.

No sé en qué jardín tenía pensado meterse el bueno de Tom a la hora de componer y grabar el disco, pero le ha salido una mezcla un pelín extraña de temas sobreproducidos, voces tratadas y ruiditos que no sé qué pintan, como en la inicial “Touching The Divine”, demasiado alternativa. Es cierto que la marca de la casa que estableció en su momento sigue estando, no siendo extraño ya que era el principal compositor y prácticamente el sello fundamental del sonido de la banda, pero la mezcla de voces tratadas y sonido 80’s no casan muy bien.

Lo mismo para el siguiente “Death of Me”, donde aparte de ciertos riffs y partes vocales que recuerdan a la canción “Night Songs”, las voces demasiado tratadas siguen siendo predominantes y una cierta teatralidad en las partes de piano, hacen de esta canción algo extraño. Las guitarras recuerdan lo mismo a Guns N’ Roses que a Marilyn Manson. Después de sólo dos canciones, no consigo entender a que viene el tratamiento de la voz, no sé si es que anda tocado y ha querido tapar algún posible fallo, cosa que dudo ya que en estudio se hacen maravillas, o ha querido darle cierto tufillo moderno alternativo que no me pega, ya que con la voz sin tratar sonarían igual.

“Waiting On The Demos” es el primer tema tranquilo, con una predominante guitarra slide,, y que empieza desnuda con acústica y voz para continuar apoyada en una doble voz y unos bonitos coros de apoyo en una balada marca de la casa llena de sentimientos. Cinderella siempre fueron muy buenos con las baladas y aquí hay un regusto al “Heartbreak Station”. Buena canción para quitarnos esa sensación de no saber que estamos escuchando, y que vuelve con “Hype”, otro tema hiperproducido donde volvemos a las voces tratadas, las guitarras pesadas, los ruiditos robóticos extraños, sonido alternativo 90 de banda de los 80, vamos un poco extraño todo.

Aunque suene repetitivo y dentro de ese sonido alternativo, las canciones tienen todas un deje a Cinderella, y no sé si eso es lo que hace de éste un álbum tan ecléctico, y le ha quedado un disco extraño y esa sensación la tengo durante los más de 5 minutos de “Untitled”. Aquí las guitarras son sucias a la antigua usanza, los inusuales cambios de ritmo y los distintos estilos dentro de la canción te dejan un sabor raro, no es un tema que entre a la primera.

Volvemos a los temas tranquilos, que de la mitad en adelantes son predominantes, con “Rise”, medio tiempo con grandes coros gospel, una bonita batería, buen tema blues que coge algo de ritmo hacía la mitad, buen tema junto con la siguiente “All Amped Up”, vieja escuela AC/DC, Cinderella, lo que los fans de siempre esperan que haga, hard rock de toda la vida, guitarras sucias, coros y con Tom Keifer dejándose la vida, de lo mejor del disco.

“Breaking Down” en algunas partes me recuerda a The Rolling Stones de discos como Bridges to Babylon, sobre todo en ciertas partes vocales, sigue habiendo buenos coros femeninos y dejes también a Led Zeppelin.

“Taste For The Pain” es una balada que parece cantada por Keith Richards, y con una batería machaconamente redoblando y en la que los coros de apoyo son lo mejor, guitarra blues y un bonito piano le dan cierto tempo melancólico.

El álbum se va cerrando con otro tema hardrockero marca de la casa, “Life Was Here”, y una balada solo con acústica y voz, “You Believe in Me”, que terminan de una manera brillante un disco irregular que descolocará un poco a sus antiguos fans, pero que va ganando con las escuchas y que al final, aunque sea injusto, porque no es la misma época ni la misma situación, siempre se va a comparar con los discos de su antigua banda y evidentemente va a salir perdiendo. Sigue estando esa voz cazallera, ese gusto en los temas tranquilos, pero ese punto industrial-alternativo de algunas canciones no le va a ayudar a que esos fans se acerquen a él.

Si conseguimos por un momento separar Cinderella de Tom Keifer Band nos queda un disco resultón con momentos si no de sobresaliente sí de notable, y que puede llenar ese hueco desde aquel lejano 1994, año del Still Climbing, con música de una de las mejores bandas de rock de los 80.

 

TOMKEIFERBANDRISEcover
TOM KEIFER: Voz y guitarras
TONY HIGBEE: Guitarra
BILLY MERCER: Bajo
JARRED POPE: Batería
KORY MYERS: Teclados
KENDRA CHANTELLE: Coros
SAVANNAH KEIFER: Coros

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close