Críticas Novedades

TOKYO MOTOR FIST “Tokyo Motor Fist” (Frontiers Music, 2017)

TOKYO MOTOR FIST “Tokyo Motor Fist” (Frontiers Music, 2017)

Ted Poley, Steve Brown y su alucinante máquina del tiempo.

Por Óscar L. González “Mendo”.

 

Tras escuchar los primeros segundos de este estupendo disco, se hace difícil de creer que tras la mesa de mezclas no esté el líder de los presuntos difuntos Danger Danger, el talentoso Bruno Ravel, ya que la producción es clavada a la que exhibe el disco de The Defiants del año pasado, o Revolve, la obra póstuma (o no) de Danger Danger. El sonido conseguido es artificial y ochentero, como debe ser, y nos permite viajar 30 años atrás en el tiempo, cuando incluso el Pop tenía un pase.

Según parece, los padres de la criatura Steve Brown, productor y guitarrista de Trixter (que comparte peluquero y mal gusto con Glenn Hughes) y Ted Poley, cantante de Danger Danger, se conocían desde su época púber y se hicieron amigos de cuando sus bandas eran desconocidas y se recorrían los clubs hace 30 años en busca del éxito. Siempre quisieron hacer algo juntos al margen de sus grupos, y es ahora que ambos están en la nómina de Frontiers cuando por fin tienen su disco… cuesta creer toda esta historia conociendo a Perugino y sus alquimias, pero cierto o no, otra vez el resultado ha sido óptimo.

El estilo musical es el más obvio y no es otro que el hard rock melódico que discutía los primeros puestos del Billboard a Madonna y Michael Jackson en la segunda mitad de los ’80, una época que gracias a proyectos como éste, los nostálgicos podemos revivir. La personalísima voz de Poley, que está en gran forma, y la producción, aplastan cualquier posibilidad de que Tokyo Motor Fist suene mayoritariamente a otra cosa que no sea Danger Danger, pese al resto de músicos implicados en el proyecto que son Chuck Burgi en los tambores y Greg Smith en el bajo, aunque en algunos detalles de la cata, se aprecien matices de Bon Jovi (de aquella época, no el bodrio impersonal actual), Def Leppard (en los coros), Trixter (en las guitarras) y alguno más que se me escapa, aunque luego pormenorizaremos en el apasionante tema de parecidos y analogías razonables.

Lo importante es que las 11 canciones de este disco, incluida alguna balada de comienzo poco prometedor, se fijan en el cerebro de una forma pasmosa. Desde luego que no inventan nada, es más, no se salen un ápice de lo que debe ser el sonido “Hair Metal” con su aire de jingle fácil y resultón. Supongo que la autoría de los temas corresponde a Brown y Poley, y es de ellos el mérito. Sonar a algo conocido es fácil, lo que no es fácil es que los temas sean tan entretenidos, agradables y frescos por momentos en un estilo tan trillado como éste.

“Picking up the pieces” es el primer single y la encargada de abrir el disco. Tiene su correspondiente videoclip que no ha tenido mucha repercusión aunque es un temazo con un estribillo de 10 y un mensaje optimista a tope. Buen inicio.

“Love me insane” no le va a la zaga en cuanto a estribillo himno y recuerda terriblemente a los más inspirados Def Leppard mezclados con los últimos Danger Danger. Otro temazo del copón.

“Shameless” guarda un gran parecido con “Dirty mind” canción aparecida en “Revolve”, si bien es superior en melodía y calidad. Tercer temazo con estribillo impecable.

El primer tema lento es “Love” que recuerda un poco a “Hysteria” por las guitarras, pero podría pasar por una canción de Danger Danger. Moñas y azucarada hasta extremos inimaginables, sin embargo no es empalagosa y Poley y su aterciopelada voz se salen.

“Black and Blue” se inicia con el estribillo y recuerda un poco a los Bon Jovi de los ’90 siendo el resultado espectacular y fresco.

“You’re my revolution” es un rock and roll a toda pastilla en el cual Burgi se luce y demuestra que su elección ha sido del todo correcta. Cañera y potente.

La inevitable balada llega con “Don’t let me go” y la podrían haber firmado los Danger Danger de este siglo. Para bailar un “agarrao” es perfecta y para ponerse meloso también. No es de mi gusto, pero su calidad es indiscutible.

“Put me to shame” es el tema más duro del disco y es una obra de arte, pudiéndose apreciar trazas de gran parte de las bandas de L.A. que triunfaron cuando era inevitable, especialmente a Dokken en las guitarras y a los Lepps en las voces. Espectacular riff y espectacular solo de guitarra que nos traslada a tiempos mejores. Saquemos los cuernos.

“Done to me” es otro himno mezcla de Lepps y D2 con un resultado impactante. Lento, potente y directo. Temazo.

“Get you of my mind” es otro tranquilo tema lleno de guitarras acústicas, teclados y voces aterciopeladas. Poley se sale y está en su salsa. Moñas pero pero sin pasarse.

El final llega con “Falling apart” que es la síntesis de todo lo escuchado anteriormente y pone la guinda a un disco extraordinario, que es lo mejor que he escuchado este año. Será difícil que en los 9 meses que nos quedan por delante salga algo mejor, ya que Tokyo Motor Fist han puesto el listón muy alto.

Ahora sólo nos queda esperar a que Danger Danger pongan fin a 8 años de espera, aunque como dije con el disco de The Defiants, con discos como éste, la espera se hace más amena, aunque ambos son difíciles de mejorar.

Absolutamente recomendable este “Tokyo Motor Fist”… yo no puedo parar de escucharlo.

 

tmfcoverTOKYO MOTOR FIST:
TED POLEY: Voz
STEVE BROWN: Guitarra, Voz
GREG SMITH: Bajo
CHUCK BURGI: Batería

Compartir este post

1 Comentario

  1. Imagen de perfil de rafa69

    Tengo ganas de escucharlo, y más tras leer la reseña, pero no encuentro tiempo jaja.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close