Críticas Novedades

SWEET & LYNCH “Unified” (Frontiers Music, 2017)

SWEET & LYNCH “Unified” (Frontiers Music, 2017)

Estridencias al por mayor.

Por José Ramón González.

 

Es posible que el defecto esté en mí y no en el disco, pero Unified me ha causado una decepción monstruosa, teniendo en cuenta que las expectativas que tenía puestas en él eran nulas. Su anterior disco no pasaba de entretenido; éste apenas llega. Fue el fundador de Frontiers, Serafino Perugino, quien propuso al cantante de esta formación la creación de un “supergrupo” con Jon Levin a la guitarra, y aquel le sugirió que por qué no directamente hablar con el guitarra original de la banda en la que se encontraba Levin.

Es extraño que hace pocas semanas hablase con infinita admiración del último álbum publicado por George Lynch con sus Lynch Mob, una obra de una madurez indiscutible, arriesgada en su conjunto, salvaje en su ejecución y con gran personalidad. Me asombra que el mismo artista esté implicado en este producto conformista, repetitivo y sin chispa. Ha habido momentos en los que he dudado incluso que fuera el propio Lynch quien estuviera tocando en él.

Junto a él está el antiguamente gran cantante Michael Sweet. Hace tiempo que se olvidó de cantar para ser escuchado para pasar a escucharse a sí mismo, haciendo exhibicionismo obsceno de las facultades que la naturaleza le ha otorgado, dando gritos tan innecesarios como anacrónicos y usando los registros más altos que puede, resultando de todo ello una constante monotonía. ¿Dónde está ese buen gusto que mostraba en su versión en solitario de “Always there for you” o el que no necesitaba elevar el tono para poner los pelos de punta en “Blue bleeds through”? Sin duda no en sus últimos discos en solitario, ni en los que saca con Stryper –otros que tal bailan–, ni tampoco en éste. Como consecuencia hay canciones cuya escucha termina resultando agotadora, como es el caso de “Find your way”.

A esto podemos sumarle la total ausencia de personalidad del disco. No suena ni a Sweet (algo recuerda en “Better man”), ni a Lynch, ni a otra cosa diferente; lo cierto es que no suena a nada. Curiosamente Michael Sweet cita con frecuencia a Dokken en sus declaraciones sobre el estilo de Unified. Será algún disco inédito de la banda que no conozco porque aquí no lo encuentro. Algunas cosas pueden recordar a los Dokken de “Heaven sent”, como el comienzo y algunas partes de la plomiza “Afterlife” –cuyos coros parecen casi de Accept–, o a los de Dysfunctional en “Live to die”, seguramente la canción que más me gusta del conjunto.

Claro, que hay momentos del disco que nos salvan del tedio total. Ahí están la más potente “Make your mark” que se beneficia de unos teclados de aires setentas y donde, casi por única vez, las subidas de tono de Sweet parecen tener sentido. “Bridge of broken lies” recupera a ratitos al cantante que era, la guitarra de Lynch suena a Lynch, tiene un estribillo adornado de eficaces coros y buenas melodías. Igual que el estribillo salva “Heart of fire”.

Caso aparte es “Walk”. Seguro que no han escuchado a Obús, pero es divertido comprobar que la melodía de la voz en las estrofas recuerda un montón a “El que más”. Aquí hay un desconcertante intento de reproducir más a Robby Valentine que a Queen con sus coros prestados de Stryper, en una canción que es moloncilla en algunas partes de guitarra pero fallida en su conjunto al aspirar a ser elevada y aparentemente compleja y quedarse en fórmula sin originalidad.

Entre lo más asombroso del disco es que llevando esos dos nombres en portada lo más disfrutable sea escuchar lo bien que está James Lomenzo al bajo, quien consigue incluso que algunas canciones aguanten un par de escuchas más para fijarse en su aportación. A su lado el otro nombre es Brian Tichy cuya batería suena demasiado alta en la mezcla, para mi gusto, algo habitual en los discos de Stryper.

Quizás sea demasiado severo con este disco; probablemente lo sea y no merezca la pena serlo en algo que parece ser que no busca más que el entretenimiento y satisfacer a un grupo de aficionados que disfrutan escuchando a unos músicos de los ochenta haciendo algo parecido a lo que solían hacer. ¿Me estaré equivocando tomando este entretenimiento fútil de la música demasiado en serio?

 

SWEETLYNCHUnifiedSWEET & LYNCH:
MICHAEL SWEET: Cantante y guitarra
GEORGE LYNCH: Guitarra
JAMES LOMENZO: Bajo
BRIAN TICHY: Batería

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close