Críticas Novedades

SHAKRA «Snakes & Ladders» (AFM Records, 2017)

SHAKRA «Snakes & Ladders» (AFM Records, 2017)

Los discípulos que ocupan por mérito propio el pupitre del maestro.

Por Javi Segura Ruiz.

 

Muchas son las ocasiones en las que encontramos trabajos musicales que, por falta de gran originalidad en el producto que perciben nuestros oídos, tendemos a menospreciarlos o cuanto menos no valorarlos como se merecen; también suele presentarse una muy delgada línea que a veces nos delimita, (o auto limitamos nosotros mismos conscientemente o no) a la hora de saber distinguir y equilibrar entre la carencia de algo realmente novedoso con la frescura y calidad que esas composiciones nos puedan ofrecer, por lo que ahí sí que creo que todos deberíamos estar de acuerdo en que ambos conceptos no deberían estar nunca de antemano reñidos y opuestos entre sí.

Un ejemplo de ello serían los hard rockeros suizos Shakra, pues si bien su propuesta no ha sido casi nunca altamente innovadora, la calidad de su música, la contrastada y consolidada trayectoria que atesoran a estas alturas y la necesidad que tiene el hard rock melódico de la existencia de grupos así, conforman a esta banda como una de las abanderadas del estilo en el ámbito europeo.

Y es que los ritmos densos y pesados que encontrarás en “Cassandra’s Curse” así como también en el tema homónimo no serán de lo más originales que puedas esperar, pero los riffs de Thom Blunier y Thomas Muster te atrapan desde la primera escucha en unos temas que recuerdan poderosamente a sus paisanos Gotthard y en los que irremediablemente te viene a la cabeza la voz del malogrado Steve Lee, (de hecho ocurre así en la casi totalidad del disco); ciertos tintes épicos cabalgan entre la cuidada instrumentación de ambas canciones de este “Snakes & Ladders”, undécimo trabajo de estudio y segundo consecutivo tras la vuelta con “High Noon” de su peculiar vocalista Mark Fox, mejorando bajo mi punto de vista con creces los cortes de su citado predecesor.

Los ritmos más hard rockeros y contundentes invaden “Friday Nightmare” y la vacilona y adictiva “Medicine Man”, (otra vez omnipresente la estela de Lee), ambas con guitarras tan afiladas como grandes y contagiosas melodías.

Más veloces y trepidantes resultan todavía “I Will Rise Again” y “Fire in My Veins”; el problema es que el aplastante riff que se te incrusta en la primera recibe casi de pleno un auto plagio en la segunda, quedando algo desvirtuado el resultado final de la misma pese al fantástico y denso pasaje instrumental que nos presenta en el ecuador de la canción acompañando al solo, por lo que la sombra de esa delgada línea citada al comienzo de la reseña tiene argumentados motivos para desempolvarla aquí pese a lo buenas que me resultan ambas canciones.

Más melódica se presenta “Something You Don’t Understand”, con unos grandes coros y cuidadas rítmicas; la sombra de sus paisanos de Lugano, (en la última época de Steve) vuelve a aparecer en este otro gran tema, misma sensación que me produce la más rítmica y pesada “The Seeds”, con un marcado tono desenfadado y alegre en sus guitarras y melodías que le queda realmente inmaculado, acabando por convertirla en mi favorita del álbum… ¡fantástica!

De connotaciones más clásicas se reproduce “Rollin’”, con cierto aire sugerentemente bluesy, un riff que parece evocar al de “Mountain Mama” aunque de forma más pausada y una base rítmica totalmente sólida y poderosa de principio a fin.

No es hasta la novena pieza que los helvéticos ofrecen algo de tregua, pues con la misma encontraremos la única power ballad del disco; los cálidos arpegios que nos acompañan desde el inicio desembocan en un bonito estribillo y un reposado y melódico solo de guitarra.

Pero por suerte la relajación dura poco y con “The Race of My Life” retomamos rápidamente la energía interminable que rebosa esta obra: el sonido y melodía principal recuerdan a “Bleed & Scream” de Eclipse, por lo que desprende un toque algo más moderno sin perder un ápice de esos característicos y marcados riffs con los que Blunier y Muster impregnan de manera magistral a sus guitarras ¿Hay algún tema mediocre en este disco?

Pues no, porque cierran con la formidable “The End of the Days”, en la que, tras su intro acústica y semi folk, retomamos los ritmos pesados, contundentes y adictivos del inicio del álbum con otro vigoroso y pronunciado riff, aunque esta vez con unas melodías quizás algo más suaves que transcurren hasta otro estribillo realmente hímnico.

Aparte de la ya mencionada magnífica labor de los dos hachas, hay que resaltar también la contundente pegada de la base rítmica que constituyen Dominik Pfister y Roger Tanner que, unido a una producción y mezclas sobresalientes, hacen de este “Snakes & Ladders” una jodida apisonadora del mejor hard melódico europeo que a día de hoy podamos disfrutar, por lo que, dejémonos de prejuicios, parecidos y búsqueda incesante de algo innovador, porque discos como este, curiosamente, acaban resultando así cuando no es nada fácil encontrar música tan bien compuesta y rematada con tan sumo buen gusto dentro de este apasionante estilo que tanto amamos.

¡Discazo totalmente recomendado!

 

snakesladdersSHAKRA:
MARK FOX: Voz
THOM BLUNIER: Guitarra
ThOMAS MUSTER: Guitarra
DOMINIK PFISTER: Bajo
ROGER TANNER: Batería

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close