Críticas Novedades

MIKE TRAMP «Stray From The Flock» (Target, 2019)

MIKE TRAMP «Stray From The Flock» (Target, 2019)

It’s the singer, not the song.

Por José Ramón González.

 

La calidez de Mike Tramp me ha dejado esta vez algo frío. Con su último trabajo el músico parece reafirmarse en su camino hacia la serenidad, medio elegida, medio forzada, a la que le han llevado sus últimos trabajos. Y aunque las huellas que va dejando a lo largo de ese camino sean más que estimables (su anterior álbum, Maybe tomorrow, me gustó mucho), el periplo se desarrolla a través de un paraje que empieza a revelar unas limitaciones sutiles pero visibles. Por ello creo que con Stray from the flock se puede tener la sensación de deja vu, de haber pasado por ahí en otras ocasiones, de estar presenciando un bonito paisaje pero ya conocido. No hay sorpresa, tampoco entusiasmo, aunque sí la complaciente sensación del espacio acogedor.

Hay algo de planicie en esta estampa musical. Algo de verde, algo de naturaleza apacible, algo de soledad… y Mike Tramp con su moto (y van cuatro). Por eso tengo la percepción de que esta senda empieza a tomar forma de circuito cerrado. Me pasó algo parecido con Museum (2014) después de Cobblestone Street (2013). Y aun así es innegable el buen gusto, la personalidad y la entrega de Tramp en cada uno de sus trabajos, del mismo modo que uno se entrega dulcemente a dejarse mecer por las notas de “Homesick”, siente la tristeza que emana “No closure” a través de sus melodías, o reconoce al Mike Tramp más inspirado en “Dead end ride”.

Sin embargo admito sentir cierto distanciamiento de las canciones de Stray from the flock a las que sólo consigo acercarme amarrándome a la voz de Tramp. Si “You ain’t free anymore” basa en la sencillez de sus acordes su inmediatez, es su misma modestia la que la hace no llegar más allá, por lo que es necesario agarrarse fuerte a Mike para no perder el hilo de una canción que no consigue arrancar. “Live it out” podría funcionar dentro del estilo de Tramp, pero se hace también plana. Algo que no le ocurre a “One last mission”, que se beneficia de una construcción que la eleva gracias a su estructura creciente hacia a un bonito estribillo. Probablemente una de las canciones más logradas del álbum por su intensidad.

He dejado para el final la primera canción, “No end to war”, porque creo que es una buena canción ―arranca lentamente y cambia de ritmo en su parte central―, pero en mi opinión no ha sido una elección acertada situarla al comienzo del disco. En general creo que el orden de las canciones no beneficia al álbum. Yo mismo he probado un orden diferente que me gusta más ―un criterio tan gratuito y caprichoso como podría serlo cualquier otro―, me deja un poso mejor y me hace ver la obra de un modo diferente, menos monótona y decadente: por ejemplo entre otras cosas “Messiah” me parece más bonita para cerrar el álbum, deja una sensación más gratificante, igual que “Best days of my life” me facilita el acceso al conjunto colocada al principio. Y es porque creo que la música de Mike Tramp alcanza sus mayores logros en los medios tiempos y en las composiciones semiacústicas ―o semieléctricas―.

Después de releer estas líneas vuelvo a escuchar Stray from the flock y dudo de si he sido injusto valorando el álbum, si he forzado a la obra a adaptarse a mí y no yo a ella, si el conflicto está en el receptor y no en el mensaje, en mi capacidad para conmoverme en este momento con la música de un artista al que sigo con admiración. Por ello afirmo que el nuevo trabajo de Mike Tramp ofrece todo lo que un seguidor del cantante puede esperar, no lo va a decepcionar, y que es posible que sea yo quien esté experimentando el síndrome del que pasa cada día por el Coliseo romano, el Acueducto de Segovia o la Torre Eiffel, que ha perdido la capacidad para asombrarse.

 

MikeTrampStrayFromTheFlockcover
MIKE TRAMP: Cantante, guitarra acústica y eléctrica
CLAUS LANGESKOV: Bajo y teclado
KENNI ANDY: Batería y percusión
HENRICK BERGER, MARCUS NAND, OLIVER STEFFENSEN, SOREN ANDERSEN, KENNY KORADE: Guitarra
MORTEN BUCHHOLZ: Órgano Hammond y piano
EMILY GARRIOCK LANGESKOV: Coros

Compartir este post

1 Comentario

  1. Imagen de perfil de starbreaker

    Pues eso Joserra; la misma percepción que tengo yo; música honesta, bien hecha y de la que él mismo dice que no va a cambiar su patrón; pero resulta ya demasiado repetitiva en esquemas y melodías.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close