Críticas Novedades

KICKIN VALENTINA «The Revenge Of Rock» (Mighty Music, 2021)

KICKIN VALENTINA «The Revenge Of Rock» (Mighty Music, 2021)

El sonido de las calles.

Por Carlos Bayón.

 

En este 2021 que acaba de empezar vamos a necesitar de cualquier tipo de impulsos para superar la que nos está cayendo y que no tiene de momento ninguna intención de parar. Y uno de esos impulsos suele ser la música que puede hacer cambiar cualquiera de nuestros estados de ánimo de un momento a otro dependiendo de lo que estemos escuchando, y creo que a eso es a lo más inmediato que nos podemos agarrar en esta tormenta que no amaina.

Para todo ello nos puede ayudar uno de los primeros lanzamientos del año, The Revenge Of Rock, tercer disco de esta banda americana que edita sus discos en una compañía danesa y que condensa en nueve temas la rabia, el dolor y la furia de todo por lo que estamos pasando y que te levanta la moral ya desde la primera canción.

No hay tiempo para lamentaciones, ya desde la inicial “Freak Show” pegan duro con unas influencias ochenteras pero a diferencia de la mayoría de los grupos de ahora, que tiran más hacia la vertiente más melódica de la década, Kickin Valentina apuesta por la parte más garajera de grupos como Warrior Soul, Little Caesar, The Almighty o incluso Motörhead.

El adelanto del disco fue la más melódica pero con mucha fuerza “Somebody New”, con la voz aguardentosa del nuevo vocalista D.K. y unos coros que de primeras nos pueden sorprender porque no es lo habitual en un álbum lleno de riffs matadores, pero entiendo que si se quiere conquistar nuevos fans lo mejor es hacerlo con algún tema algo más blando, pero tampoco nos engañemos, dentro de la melódico es un tema potente.

Como potencia nos encontramos en la rabiosamente punk “Rat Race” que podría haber estado perfectamente en cualquiera de los primeros discos de The Almighty.

“Strange” y “Looking For Me” continúan en una senda menos rápida, rozando los medios tiempos que, visto como se las gastan en temas anteriores puede sorprender al oyente más metálico, junto con el cambio de registro vocal pero siguen siendo canciones perfectas, no todo tienen que ser ramalazos guitarreros aguerridos, también tiene que haber momentos de cierta “relajación”.

Cambio total en la brutal “War” donde volvemos a los sonidos más fieros del estilo de “Rat Race”. Esta canción es un puñetazo en el estomago y cuando acaba parece que te acaba de pasar un camión por encima. Le encantará a los que buscan sonidos más duros y abigarrados.

De nuevo cambio de tercio con la casi country “Heart Tattoo”, que puede recordar a lo que ahora mismo está haciendo Ron Keel, y que da el punto tranquilo después de la explosión anterior, de lo mejor del disco sin duda aunque suene un poco fuera de lugar, según parece es una canción que ya había grabado el cantante en otro proyecto suyo.

“End Of The Road”, con ecos de Little Caesar, continúa en la línea de entrelazar canciones más brutas con otras más rockeras. Buen tema que invita a viajar y descubrir el camino como indica su título.

Y se cierra con el tema que da nombre al disco, otro tema veloz y punkarra con unos coros macarras que dejan el disco en todo lo alto.

Puede que la mezcla y heterodoxia del sonido confunda un poco pero nos encontramos ante la primera sorpresa del año. Una buena muestra de lo que se cocía en los 80 dentro del sonido más callejero trasladado a nuestros tiempos por una banda con pinta de lo peorcito de un club de moteros, y de los que te puedes imaginar que su sonido va a girar siempre alrededor de los ritmos más brutos pero que se sacan de la manga también temas más melódicos dentro de la dureza.

Para los que no los conocían de antes es un buen momento para acercarse a ellos y descubrir sus anteriores propuestas que son vitales para llegar a este punto de madurez que han alcanzado en The Revenge Of Rock.

Evidentemente no han inventado el fuego, no hay nada original ni tampoco en este caso lo necesitan, son simplemente nueve pildorazos de rock duro sin complejos que nos llevan de nuevo a un tiempo en el que no sólo había Poisons, Mötleys o Bon Jovis sino también grupos que llevaban el sonido sleazy a un terreno menos estandarizado donde lo importante es la música, música sincera sacada del corazón de las calles y que no suena como una fórmula magistral que repite una y otra vez el mismo esquema y las mismas influencias.

Unas canciones que como decía al principio te levantan el ánimo, duras y a la vez melódicas, que traspasan la línea del tiempo para mostrar sin pudor ni vergüenza unas influencias geniales y que casi treinta años después siguen sonando actuales sin moderneces absurdas ni nuevas tecnologías para sonar actuales.

Hard rock del bueno, del que no coge prisioneros, sucio, con energía y al que por ponerle un pero y visto el nivel le podían haber metido un par de canciones más.

Gran sorpresa para empezar este 2021 en el que debemos salir del pozo y que por lo menos con discos como este lo vamos a sobrellevar mejor.

KICKIN VALENTINA - THE REVENGE OF ROCK cover
KICKIN VALENTINA:
D.K. REVELLE: Voz
HEBER PAMPILLON: Guitarra
CHRIS TAYLOR: Bajo
JIMMY BERDINE: Batería

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close