Críticas Novedades

JOE SATRIANI «The Elephants Of Mars» (earMUSIC, 2022)

JOE SATRIANI «The Elephants Of Mars» (earMUSIC, 2022)

Tararéala otra vez, Joe.

Por José Ramón González.

 

Si hay alguien que puede lograr que cerremos nuestras bocas, ese es Joe Satriani. ¿Qué quieres cantar? Pues no, porque Joe te ofrece una nueva colección de canciones con unas melodías tan preñadas de irresistible veneno adictivo que no vas a precisar de ninguna palabra que te anime a despegar los labios. ¿Qué te apetece un himno de esos que te gusta entonar a voz en grito? Olvídate, Joe te invita a que puedas tararear un disco instrumental como si fuese el greatest hits de tu banda favorita. Y lo más asombroso es que todo esto lo consigue con su álbum más ecléctico, variado, experimental y complicado, pero exuberante en su aspecto creativo y de originalidad.

El espacio dedicado al rock tradicional cede parte de su terreno para que encajen generosas dosis de jazz, de funk o de la psicodelia, e incluso la electrónica, y aun así The elephants of Mars se erige en su obra más irresistible, redonda y completa de los últimos años ―asumiendo como incuestionable que sus anteriores publicaciones son de enorme nivel―.

El título del álbum tiene como origen una idea que el propio Satriani califica como loca, pero podría muy bien reflejar lo que supone la presencia de este trabajo en las estanterías de las tiendas de discos, junto a títulos que muy poco tienen que ver con él: un mundo extraño en el que un ser ancestral, legendario, aparece para expresar a través de sus recursos naturales cómo es ese mundo, cómo lo ve: desestructurado, informe, catastrófico, neurótico, alterado, adulterado pero en el fondo hermoso y potencialmente habitable. Las melodías surcan la extrañeza de un terreno tratando de adaptarse y expresarse, la sucesión de notas armónicas buscan dialogar con un espacio cuya naturaleza es diferente: los elefantes en Marte. Pero, en definitiva, la comunicación, el diálogo, compartir, puede ofrecer resultados asombrosos.

A pesar de (o debido a) estas dificultades, no es imprescindible utilizar un lenguaje complejo o inaccesible, al contrario, Satriani recurre a las notas precisas, que no suelen ser demasiadas (aunque como dice él, si las necesitas más vale que estés preparado).

El maestro, que está al servicio de la música y no al revés, transforma conceptos abstractos en notas musicales; las ideas, inquietudes, emociones se tornan en armonías que llegan a los receptores, quienes descodificamos ese mensaje. Terminamos así entendiendo esas ideas, compartiendo/comprendiendo inquietudes y emocionándonos con la combinación terriblemente expresiva de notas y ritmos. Y quien quiera y pueda, a todas luces puede dejarse deslumbrar por la maestría y técnica de los músicos.

El Satriani más obviamente reconocible se muestra de forma natural en «Sahara» o en la preciosa «Faceless», pero es que este álbum ofrece mucho más. Y lo realmente atractivo y fascinante está en lo fácil que es dejarse arrastrar a esa realidad que su creador ha inventado para nosotros. Un viaje que puede llevarnos a la carnavalesca y circense ―a la vez que inolvidable― «Dance of the spores», conducirnos por una «Night scene» en la que, subidos a un coche, podemos ser protagonistas de una serie de televisión de la década de los setenta u ochenta; orbitar alrededor de Júpiter en «Sailing ships of Ganymede» a través de una pesadilla magnética de la que uno, extrañamente, no quiere salir (me encanta la parte central de la canción en la que Satriani ataca sus partes de guitarra, brutales, mágicas y, junto al bajo y la batería, crean unas secciones vibrantes); o trasladarnos a «E 104th St, NYC 1973» y pasear confiados en la compañía de una línea de bajo despreocupada guiando nuestros pasos. Incluso en la desenfadada «Blue foot groovy» acecha la tentación de inventarse una letra para cantar.

Asombra, deslumbra, maravilla y complace zambullirse en un álbum que es indiscutiblemente complejo pero al mismo tiempo tan accesible y atrayente, además de soberbio, magistral, emocionante y misterioso. La creatividad artística y la belleza de la música elevados a la máxima potencia. Hasta la presentación del álbum, en su versión CD, es original.

Mejor que dejarse llevar por tal o cual composición creo que es más recomendable disfrutar del trabajo al completo, porque The elephants of Mars requiere una escucha íntegra, ya que así es como alcanza su pleno sentido. El que tenga, si es que lo necesita.

JOE SATRIANI - The elephants of Mars_cover
JOE SATRIANI: Guitarras y teclados
KENNY ARONOFF: Batería, percusión y marimba
BRYAN BELLER: Bajo

RAI THISTLETHWAYTE: Teclados
ERIC CAUDIEUX: Teclados

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close