Críticas Novedades

HARD LOVE “Pasión” (Hard Love, 2016)

HARD LOVE “Pasión” (Hard Love, 2016)

Rock melódico con irresistible encanto.

Por José Ramón González.

 

Publicado hace ya algunos meses, nos llega este disco del que ya habíamos escuchado un par de adelantos. El nombre del grupo tiene una incómoda pronunciación en español, el estilo presenta de nuevo una recreación del sonido del hard rock melódico de los ochenta, y yo desde hace un tiempo ya no tengo mucho interés por bandas que reproducen lo ya hecho por otros sin que aporten, no ya originalidad, sino un mínimo de calidad o de personalidad.

Seguramente algunos se sentirán identificados con lo que comento, sin embargo el disco de Hard Love no es de estos, sobre todo porque está muy bien hecho, puede presumir de una estupenda interpretación y las composiciones tienen un más que apreciable nivel y un irresistible encanto. El estilo de la banda es muy cercano al de los añorados Sangre Azul en las referencias ochenteras, o a Beethoven R. si nos acercamos un poco en el tiempo, aunque en Hard Love la temática es más romántica y menos erótico-festiva, tanto que quien se perdiera la impagable sensación de escuchar a esas bandas en el momento de su aparición, puede hacerlo ahora con Pasión. Así, siguiendo la estela de estas bandas, Hard Love exhibe una autenticidad poco frecuente en las bandas del estilo ochentas, y un nivel de instrumentación y ejecución que eleva el resultado más allá de los límites de la presión arterial, por cuyos conductos circulan los sentimientos apasionados de diez canciones con las que he disfrutado un buen rato. Bien es cierto que sería deseable, desde mi punto de vista, un mayor trabajo de depuración en las letras para evitar lugares comunes y rimas demasiado previsibles que facilitan su anticipación antes de ser cantadas, lo que reduce la sorpresa y transmite una sensación de cierta desidia.

Obviando este aspecto queda todo lo mejor. Por un lado un trabajo de guitarras fantástico, enormemente disfrutable, por parte de Gsus Sánchez y Charlie García, que suben las pulsaciones en los solos y bombean un sólido sonido en las rítmicas. El otro punto fuerte es Pedro Oliva, que hace un trabajo vocal muy satisfactorio y que me recuerda en varios momentos a Iván Urbistondo. La combinación de la fuerza de las guitarras y la base rítmica de la pegada de José Guardiola a la batería y Pedro García al bajo, que no queda tapado por el protagonismo de los de las seis cuerdas, y las melodías constantes y pegadizas tanto en guitarras como en voces, aunque no exentas de vigor, nos remite a las bandas antes mencionadas, pero es tal la capacidad de persuasión de las canciones y la innegable convicción de la banda en lo que hace, que no hay más remedio que rendirse ante ellos.

Sorprende el comienzo con “Princesa de hielo”, pues su robustez llena de melodía no es lo que uno espera tras haber escuchado el adelanto “Ladrón de sueños”, más melódica y tarareable. El tema que abre el disco es una gran canción, magnífica para derrumbar prejuicios: un estribillo de melodías alargadas y sugerentes con la batería pegándole fuerte detrás lanza la canción por los aires y los juegos de guitarras marcan la tónica del resto del disco. “Ladrón de sueños” sería el single más estándar, con unos coros muy Sangre Azul, muy bien hechos, por otro lado. “Si tú no estás” eleva el tono con otra canción que aporta originalidad y bastante contundencia, con cambios de ritmo que sorprenden constantemente y muy buenos solos de guitarra. “Jamás te olvidaré” es un medio tiempo al estilo “The deeper the love” (Whitesnake), muy agradable y uno de los casos en los que unos arreglos en las letras para no cuadrar todas las sílabas con pronombres le habría venido muy bien. Por su lado, “Pasión de vivir” es a esta banda lo que “Mil y una noches” a Sangre Azul, con una temática diferente. La balada “Otra oportunidad” me resulta poco convincente, aunque mantiene la línea de buen trabajo en las guitarras y melodías, mientras que “Hermanos de sangre”, de las más rápidas del disco, empieza recordando a “Out in the fields” de Gary Moore y termina llevándonos a las líneas de guitarra de “Princess of the dawn” de Accept; de nuevo muy buen trabajo en los solos. “Traidor” funciona estupendamente, sobre todo en el pre-estribillo, y las guitarras del estribillo.

Sin duda, Hard Love han lanzado un disco prometedor que, en su conjunto, recupera sensaciones que conectan de forma genuina con el añorado pasado. No es un ejercicio impostado de recreación sino una auténtica y sincera reivindicación de un modo de hacer rock melódico que, bien hecho, se gana el respeto del más escéptico.

 

pasiónHARD SPIRIT:
PEDRO GARCÍA: Bajo
CHARLIE GARCÍA: Guitarra
PEDRO OLIVA: Cantante
GSUS SÁNCHEZ: Guitarra
JOSÉ GUARDIOLA: Batería

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close