Críticas Novedades

FLYING COLORS «Third Degree» (Mascot Records, 2019)

FLYING COLORS «Third Degree» (Mascot Records, 2019)

La música que hay que encontrar.

Por José Ramón González.

 

Será por la entristecedora situación del planeta, asfixiado por los maltratos desconsiderados a los que lo someten aquellos seres triunfadores de la evolución que hieren de modo inhumano a quien los cuida; será por la política, menos decepcionante que irritante, y por los políticos, esos cargos descargados de sus responsabilidades que suponemos que deben preocuparse por proporcionar el bienestar para sus conciudadanos para quienes trabajan; puede ser por las circunstancias personales de cada uno, que nos condicionan recordándonos que la tristeza y las preocupaciones forman parte de nuestros días. El caso es que cada vez me siento más agradecido a aquellos artistas que, a través de sus obras, nos facilitan recuperar la serenidad de espíritu necesaria para percibir la belleza que nos ofrece el mundo, que nos consiguen convencer de que hay aspectos de la existencia que merece la pena disfrutar, nos proporcionan momentos en los que conseguimos olvidarnos de todo aquello: las actitudes miserables de otros humanos, la mezquindad de los políticos y nuestras inevitables circunstancias.

Posiblemente sea Flying Colors uno de los salvavidas musicales para los habitantes de La Tierra del siglo XXI, un destello en la noche oscura que nos recuerda que quedan músicos que aman tanto la música que no la van a maltratar ni a ensuciar con ritmos torpes, feos y repetitivos, con actitudes grotescas o ridículas, que van a acariciar sus siete notas para devolverle las mejores composiciones de las que sean capaces como agradecimiento por prestarles esa herramienta que puede mejorar el mundo, que van a crear melodías que atraviesan el aire y el espacio, que llegan más allá de la inmediata percepción física, que alcanzan espacios capaces de detonar pulsiones emocionales inéditas.

Hace unos días mostraba Marta Sanz, a propósito de una reseña literaria, su precaución para no desmerecer en ella el libro del que iba a hablar. Siento lo mismo al comentar Third degree, la tercera delicatessen artística que nos ofrecen los cinco músicos de Flying Colors, esa bendita agrupación que ha encontrado en poco tiempo un sonido tan personal y reconocible como irresistible y multidimensional ―y creo que la elección del término degree no ha sido caprichosa, puesto que han conseguido la improbable proeza de mejorar sus dos magistrales obras anteriores―. Pero como decía, me temo que intentar explicarlo es condenarse a no llegar a expresar con fidelidad sus virtudes, porque creo que el álbum alcanza ese estado exclusivo en cuya esencia habita lo puramente musical, en el sentido metafísico del término.

Las nueve piezas de Third degree son fruto de un talento excepcional y de un elevadísimo sentido de la melodía, unas melodías que atraviesan las canciones como un escalofrío. Y al fondo algo tan intangible como la inspiración, ese estado privativo de los artistas que les facilita la composición de canciones tan «inspiradas» como la soberbia “Guardian” que en algo me recuerda a las creaciones y el espíritu de Kerry Livgren ―como otros momentos de un álbum que me suena con frecuencia muy a Kansas, como “Last train home” o “Cadence”―. No le falta además sensibilidad a la empática “You are not alone”, cuya abrumadora sinceridad sería digna de un estudio psicológico. Saben jugar al pop de raíces a lo The Beach Boys en “Love letter” y conseguir una pegadiza canción cuya sencillez sólo aparente supone un contraste asombrosamente coherente con los desarrollos más elaborados de otras canciones del álbum.

Pieza dramática y emotiva es “Crawl”, que cierra la obra… pero he dicho que no iba a hacer esto…

Lógicamente, en este mundo voluntariamente sordo y anestesiado, las canciones de Third degree no van a encontrar un espacio en el cual, desde cualquier lugar, se pueda percibir su luz aunque sepamos que existe, como la belleza en un planeta degradado. Y a pesar de todo, quien la busque la hallará.

flyingcolorsthirddegreecover
FLYING COLORS:
STEVE MORSE: Guitarra
MIKE PORTNOY: Batería, percusión, voz
DAVE LARUE: Bajo
NEAL MORSE: Teclados, voz
CASEY MCPHERSON: Cantante, guitarra

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close