Anaquel

EZIO GUAITAMACCHI: Crónica del Rock: Momentos y grandes escenas de la historia del rock. Desde sus orígenes a la psicodelia. (Ma non troppo, Red book ediciones, 2019)

EZIO GUAITAMACCHI: Crónica del Rock: Momentos y grandes escenas de la historia del rock. Desde sus orígenes a la psicodelia. (Ma non troppo, Red book ediciones, 2019)

El rock en la historia.

Por José Ramón González.

 

Crónica del rockLibros como Crónica del rock son como esos álbumes recopilatorios que hemos comprado de vez en cuando: uno ya sabe más o menos lo que se va a encontrar y sabe que va a ser sin duda entretenido porque suele seleccionar lo mejor de una época o un género, aunque al mismo tiempo espera topar con alguna sorpresa, descubrir alguna banda que se desconoce o recordar alguna canción que se había olvidado. El viaje que propone este libro a lo largo de la historia del rock, desde sus orígenes, tiene algo de recopilatorio de sabiduría, no deja apenas tecla sin tocar aunque, debido a lo inabarcable de su propuesta, no se plantea la posibilidad de profundizar o ampliar más allá de lo que anticipa en su honesto título: Momentos y grandes escenas de la historia del rock. Lo cual no implica que su contenido sea insuficiente, sino que lo que está es imprescindible: bandas, músicos, festivales, álbumes, compañías…

El libro está organizado en varios capítulos divididos en secciones que repasan la historia del rock de manera cronológica. Resulta muy interesante la parte inicial dedicada a los orígenes del blues en la que hilvana los acontecimientos históricos, los conflictos sociales y la música, algo que va a estar presente a lo largo de toda la obra. Ahí nos vamos a encontrar con secciones dedicadas al bluegrass, las raíces africanas, la producción de la primera guitarra eléctrica y a algunos de los nombres irrenunciables como Robert Johnson, John Lee Hooker, Muddy Waters, Howlin’ Wolf o B.B. King. A éste le sigue uno dedicado a la explosión del rock de los años cincuenta que se abre con una cita de Elvis Presley: «Si te gusta el rock ‘n’ roll significa que lo sientes dentro de ti, que lo vives, que te arrolla. A mí me pasó exactamente así». En este capítulo vamos a revivir cómo la sociedad norteamericana conservadora experimentó la llegada del rock ‘n’ roll como una amenaza vinculándolo al comunismo, a rituales orgiásticos o a la mafia pero también cómo, por otro lado, la nueva música consiguió derribar barreras raciales. Asistiremos al primer concierto de rock. Se habla de la importancia de las emisoras de radio y nos encontraremos con Bill Haley, Bo Diddley, Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Little Richard o Buddy Holly, y con Elvis, quien llegó a convertirse en el personaje más famoso de EEUU en aquel momento.

El capítulo dedicado al folk revival, escrito por Mauro Eufrosini, me interesaba poco a priori, pero resulta ser la mar de jugoso: la música como arma política y social, la influencia de Woody Guthrie, la aparición de Joan Baez, el movimiento de los nuevos bohemios en el Greenwich Village, la revolución que supuso la llegada de Bob Dylan y cómo transformó al cantante de folk en cantautor, al tiempo que poco después decide realizar la histórica transición que acaba con todo al electrificar su sonido mientras algunos lo acusan de traidor a los principios musicales que le habían hecho popular y respetado.

Nos trasladamos a continuación a Inglaterra para ver surgir a The Beatles y The Rolling Stones, su crecimiento paralelo y opuesto. Cuenta al autor del libro, Ezio Guaitamacchi, el despegue fulgurante de los primeros mientras que los segundos van a remolque empleando mucho tiempo tratando de encontrar su propia identidad. Aquí muchas de las referencias son conocidas, algunos episodios se han contado muchas veces aunque cada sección resulta dinámica y el breve análisis que se hace de la conquista de los EEUU por The Beatles y la British invasion resulta divertida. Por allí aparecen The Animals, The Kinks, The Who o Small faces.

El siguiente capítulo, más breve, está dedicado al soul y al rhythm ‘n’ blues: Ray Charles, Aretha Franklin, Sam Cooke, Otis Redding, Wilson Pickett, James Brown y Ike & Tina Turner.

El último capítulo es el más extenso, y en él llegamos a la psicodelia, los primeros grandes festivales, los guitarristas como Jimi Hendrix, bandas como los Beach Boys, Pink Floyd, el LSD, las comunas, Grateful Dead, Jefferson Airplane, los hijos de las flores… Posiblemente en esta parte sea donde Ezio Guaitamacchi, se implique más, pues es aquí donde narra de forma más explícita lo que suponía ver por primera vez a Jimi Hendrix sobre un escenario, y expone de manera más subjetiva su forma de tocar con multitud de adjetivos y expresiones.

Indudablemente el despliegue enciclopédico de conocimientos es valioso, aunque puede que Guaitamacchi renuncie a mayor implicación personal en favor de una labor, más que admirable, de datos y referencias. Es muy útil la forma en la que relaciona unos movimientos con otros, los acontecimientos históricos que influyen en el desarrollo de las corrientes artísticas. El rock aparece como un movimiento cultural y artístico unido a lugares, momentos históricos y rodeado de otras artes a las que influye y que influyen a la vez en él. Por otro lado se pone de manifiesto una redacción seccionada, pues hay ocasiones en las que se repiten las mismas frases o se hace referencia a determinados hechos que se han contado antes, o se repiten párrafos que ya se han citado. Quizás se deba al plateamiento que hace la obra, no pensada para ser leída obligatoriamente de principio a fin, sino que se presta a que el lector elija para su lectura un momento, una época, un estilo. Posiblemente una revisión final del texto completo habría evitado dichos descuidos, más si se han detectado antes de su traducción a otras lenguas.

En cada sección hay recuadros destacados que se detienen en hechos, personajes, canciones o curiosidades que enriquecen el conjunto. También hay una cronología que va acompañando a los capítulos que sirve de revisión o complemento. Al final de cada capítulo hay una discografía seleccionada.

En Crónica del rock, además, es fácil dar con algún dato, anécdota o referencia desconocida u olvidada que hace que merezca la pena perderse por esas páginas jugosas que repasan los momentos clave de la historia del rock, desde sus orígenes hasta la entrada de los años setenta. Como los discos recopilatorios. Hay un segundo volumen que va desde el rock progresivo al grunge y al que dedicaremos espacio más adelante.

El volumen se cierra de manera abrupta. Se habría agradecido un epílogo de cierre, una reflexión general final, una conclusión, algo que aportara una visión de conjunto. Sin embargo, Crónica del rock contiene tantos conocimientos y referencias en cada una de sus secciones que invita a visitarlas de nuevo en cualquier momento para asegurarse de que no se ha dejado nada sin revisar en lo que merezca la pena volver a detenerse.

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close