Entrevistas

Celebrando Another Dawn y III. Entrevista a Fran Rodríguez.

Celebrando Another Dawn y III. Entrevista a Fran Rodríguez.

“Me sigue gustando mucho lo que hicimos.”

Por José Ramón González.

 

Tras entrevistar a José Ángel y a Bernardo, Fran se había erigido en la persona que podría dar algunas explicaciones, puesto que ambos señalaban el momento de su marcha del grupo como el del comienzo de la desintegración del mismo.

Fran lleva desde entonces viviendo en Estados Unidos, aunque de algún modo siempre siguió el devenir de la banda bastante atentamente. Sin duda, y como él mismo explica, algo muy importante dejó aquí cuando se marchó.

A mi modo de entenderlo, Fran era algo así como un referente equilibrador para la banda, tanto por su labor compositiva como por el papel de mediador que parecía desempeñar dentro del grupo. También tengo la sensación de que es el músico de Nexx que más al tanto está de todos los datos de la historia de la banda –recuerda fechas, nombres, lugares–, y el que, según nos cuenta en la entrevista, aún lucha por los derechos de los discos que quedaron sin editar: la versión en español de Another dawn y la reedición de Colours.

Con Fran no era posible hablar en persona. Su gentileza y su generosidad a la hora de responder a nuestras preguntas, han logrado que esta entrevista, a pesar de la distancia, sea cálida, enriquecedora y emocionante.

 

– Les he preguntado a tus compañeros por los motivos por los que Nexx no llegó a alcanzar el éxito que muchos esperábamos. Teníais todo: personalidad, calidad compositiva e instrumental, una cantante de mucho nivel, prestigio dentro del mundo del rock dentro y fuera de España… ¿Qué crees que falló?
Pues yo creo que probablemente llegamos 15 ó 20 años tarde para tener alguna posibilidad de éxito, tal cual lo entiende la gente. Uno no hace un grupo de AOR en los años 2000 para tener ese tipo de éxito. Es completamente imposible. Por otra parte yo sí que creo que tuvimos mucho más éxito del que nosotros mismos esperábamos inicialmente. De comenzar como un grupo de versiones buscando imitar el sonido de nuestros ídolos, a grabar dos discos con nuestras propias canciones, y como tuvimos la suerte de grabarlos en muy buen estudio con muy buen productor, y tocar por toda España y varias veces en Inglaterra, vender discos en Japón y todo lo que se montó alrededor del grupo, pues para mí tuvimos un exitazo tremendo. Pero entiendo que eso es relativo…

– Tanto Jose como Bernardo apuntan al momento de tu marcha como el de la fractura de Nexx. Hablan de ti como un nexo de unión entre los miembros del grupo. ¿Estás de acuerdo con ese papel que te atribuyen y crees que tu marcha tuvo una influencia tan decisiva?
Bueno, yo siempre consideré a Bernardo, Jose y Óscar como el núcleo principal del grupo. Son los que lo formaron. Bernardo me llamó para ver si yo me apuntaba, allá por el Otoño de 1999, y al principio yo estaba bastante indeciso. Creo que les dije algo así como que bueno, os echo una mano a ver qué pasa. Patricia llegó después de que estuvimos un año con varias cantantes. Por eso que cuando me fui a Estados Unidos pensé totalmente que el grupo podía continuar. Ese núcleo estaba ahí intacto. El grupo iba rodado. Sólo tenía que seguir rodando con otro teclista. Encontraron a Benjamín, que es muy buen teclista, y con el que tocaron durante un año o así, pero al final, desgraciadamente, no funcionó.

Sí que es cierto que yo hacía el papel un poco de aceite, para desatascar un poco las cosas cuando se atascaban y dediqué muchísimas horas a la parte no musical del grupo junto a nuestro manager, Jose Herrera. Pero no creo que fuera exclusivamente mi marcha lo que rompió al grupo. Muchas cosas ocurrieron en 2006 y todas ellas juntas contribuyeron a que el grupo no durara mucho más.

nexx2

– A nivel compositivo también señalan tu relevancia a la hora de aportar ideas. Aunque luego la construcción de la canción se hacía entre todos, coinciden en que eras el músico que más ideas llevaba al local. ¿Era así?
Yo siempre me he considerado más compositor que intérprete. Es lo que más me gusta hacer. Y sí, llevaba muchas ideas. Especialmente en la época de Colours. Ese disco sí que tiene mucha parte de mí. Pero eso sin quitar que las ideas se transformaban mucho en el local por parte de todo el grupo. Alguien llevaba una piedra y el resto ayudaban a esculpirla. Recuerdo, por ejemplo, lo difícil que fue que el grupo aceptara “If you could read my mind”. La primera vez que la llevé fue rechazada. Así que me la llevé de vuelta a casa y tuve que cambiar el estribillo completamente. A la segunda ya coló. Era un proceso complejo y duro, donde cualquiera podía vetar una canción o una parte de una canción hasta que nos gustara a todos. Muchas horas en el local dándole vueltas a los temas, sin censura.

Another Dawn fue otra cosa, hubo, por parte de todo el grupo, una intención consciente de cambiar el sonido del grupo hacia algo más orientado a las guitarras, con composiciones más colectivas y con unos teclados menos AOR, aunque haya excepciones como “Caught in a Trap”. Así que mi influencia individual fue mucho menor y el disco suena muy distinto como se puede apreciar. “Control in my Life” es quizá la que más tiene mi granito de arena individual y de la que estoy muy orgulloso.

– ¿Cómo te enteraste de la disolución de Nexx?
Después de la grabación de Another Dawn las cosas se torcieron con el grupo por muchas cosas independientes a mi marcha. Y, algo muy habitual, es que las cosas no relacionadas directamente con la música son las que pueden cambiar la dirección de un grupo. El punto principal, en mi opinión, fue el desastre que ocurrió con Angelmilk Records, compañía con la que grabamos Another Dawn. Situaciones dignas de una película de terror o de Spinal Tap, una tras otra, que minaron la integridad y la moral del grupo. Da para un libro entero. Y si a eso le unimos algunos problemas o situaciones personales que fueron bastante importantes en ese año y lo pones todo ello en la coctelera de un grupo de música que en el fondo no genera ningún ingreso, aunque requiera multitud de horas de dedicación, pues al final tienes todos los ingredientes para una disolución.

Yo seguía en contacto con ellos desde Estados Unidos, no sólo como amigo y exmiembro del grupo, sino también porque yo seguía llevando la web del grupo. Lo que tiene ser informático. Así que allá por mayo del 2007 recibía emails de la gente preguntándome qué pasaba con el grupo, que había muchos rumores y demás. Y por email, el 16 de mayo de 2007 (acabo de releer el email) Jose de la Banda me comentó que se habían reunido y habían disuelto al grupo.

– Viendo la cantidad de bandas de buen nivel que surgieron en vuestra época en España (Skyline, Golden Farm, 91 Suite…), algo bastante inédito, y que terminaron por desaparecer, ¿piensas que España no es un buen lugar para el rock melódico? ¿Cómo lo ves tú que llevas varios años viviendo en EEUU?
Para mí fueron unos años dorados para el Rock Melódico español. Y no por fama o grandes ventas de discos ni nada por el estilo, sino por el simple hecho de que se formaron muchos grupos y muy buenos. Hubo discazos en toda regla como los grupos que mencionas y unos cuantos más. Pero, quizá lo mejor, es que hubo un grupo de seguidores del estilo tremendamente fiel que fueron los que realmente hicieron que todo aquello fuera posible. Si esto lo unes a que Jose Herrera empezó a traer a grupos internacionales del estilo a tocar por España, tuvimos todo el tinglado montado. Además, quizás una de las cosas buenas que tuvo que no hubiera ni dinero ni fama por el medio de todo esto, es que la gente de los grupos y los seguidores nos conocíamos todos y pudimos hacer muy buenas amistades. Todo muy normal. Por otra parte, la falta de ingresos favoreció que ningún grupo durara mucho, como es normal también.

Como ejemplo del buen rollo que teníamos entre todos los grupos, teníamos todas las páginas webs de todos estos grupos unidas por un Anillo de Grupos de Rock Melódico. De la página de un grupo ibas al siguiente y de ésta al siguiente, etc, formando un anillo que las unía todas. Ya sé, Internet 1.0. Pero con ello quiero decir que teníamos contacto y que había iniciativas a nivel colectivo.

Aquí en EEUU no existe nada parecido a eso. Están los grandes grupos de los 70 y 80, girando verano tras verano, pero muy poco posterior a eso. No que no hayan salido grupos, sino que no tienen una escena donde tocar y, al final, los pocos que hay tocan más en festivales europeos que por aquí.

– Conocías a Bernardo casi desde la niñez. ¿Cómo entraste a formar parte de la banda?
Bernardo y yo vivíamos puerta con puerta en un edificio de Vigo cuando teníamos alrededor de 5 años. Su familia se fue para un lado. La mía para otro. Al final, en una casualidad increíble nos volvimos a conocer en una clase de electroacústica en la Universidad Politécnica de Madrid. Su carpeta llena de fotos de TNT, Yngwie y otros, la mía siempre con las hermanas Wilson de Heart. Multitud de horas hablando de música en la cafetería de la facultad. Como no podía ser de otra forma, al final teníamos que terminar en un grupo juntos. Él fue el que me llamó para juntarme con él, Jose y Óscar en un grupo.

r3n15a

– ¿Cómo recuerdas la grabación del primer disco?
Recuerdo esa grabación como si fuera ayer mismo. Una de esas experiencias que son tan intensas que se te meten en la cabeza y que seguro terminaré contando a mis nietos una y otra vez.

Yo tuve la suerte de estar en el estudio de grabación durante todo el proceso de grabación y mezcla junto a Pete PeeWee Coleman. Un mes completo, sin días de descanso, en sesiones de 10 horas diarias. Aprendí una barbaridad de cosas sobre cómo grabar un disco.

La grabación da para muchas anécdotas, pero me quedo con dos cosas, por un lado la magia que hay en el ambiente cuando un grupo graba su primer disco, es increíble, y por otro, el Dos Caballos descapotable del año de la tana que llevaba todas las mañanas Pete desde su casa en el norte de Gales al estudio, cerca de Liverpool, que le dejaba tirado si llovía mucho… ¡en Inglaterra!

– ¿Qué diferencias encuentras en Another dawn que mejoren al primer disco?
Personalmente no creo que sea mejor, es simplemente distinto. Menos naive, más profesional, con algunas canciones que quedaron muy redondas, más adulto, pero quizá con un poco menos de encanto en su conjunto que Colours.

– ¿Qué aprendiste de aquella experiencia con músicos tan relevantes como Danny Vaughn y Steve Overland?
En la grabación de Another Dawn yo estuve sólo en los primeros días, donde grabamos las bases de los temas, y luego en la semana de grabación de los teclados. Al mes de grabar los teclados me marché a Estados Unidos. Así que no tuve la ocasión de interactuar con ellos. A Danny Vaughn sí que lo conocía de antes, ya que habíamos tocado con él y es un tío magnífico, así que me pareció una gran idea que participara en el disco. Y además nos ayudó con el inglés cambiando algunas líneas de las letras. Y Steve Overland tiene una voz increíble, así que fue un honor que cantara en nuestro disco.

– ¿Cómo se llevó a cabo la orquestación que tenías preparada por medio del teclado?
Para “Control in my Life” y “Another Dawn” yo tenía los arreglos de cuerdas preparados en las maquetas previas al disco, y así las grabé, con mis teclados. Unos meses después, el dueño de la compañía nos dijo que había conseguido una sección de orquesta, de una docena de músicos o así, con un director-arreglista muy bueno, Bill Connor, que había trabajado con mucha gente (The Who, Bjork, entre muchos otros), para rehacer las partes orquestales de esos dos temas. Por un lado me parecía algo increíble y por otro lado me daba un poco de miedo ya que yo no iba a estar allí para controlar lo que iban a hacer. Afortunadamente se mantuvieron bastante fieles a la versión original, mejoraron todo lo que era mejorable e hicieron un trabajo magnífico. No me puedo quejar ni lo más mínimo.

nexx5

– Con la perspectiva del tiempo, cómo valoras ahora los dos discos de Nexx. Qué piensas que aportasteis y qué crees que permanece de esos discos.
Yo soy un AORero de vocación y personalmente me sigue gustando mucho lo que hicimos. Lo hicimos con mucho convencimiento de que queríamos hacer eso. Y, sin ser la reinvención de la rueda, creo que quedó un sonido y una manera de componer con cierta personalidad.

Aunque suene ridículo hoy en día decirlo, pero costó un poco que la gente se acostumbrara a que tuviéramos una cantante femenina. Igual porque en España nunca había habido muchos grupos de AOR con chica al frente, fue una pequeña lucha que tuvimos en nuestros comienzos, así que, en ese aspecto, creo que sí conseguimos ser una pequeña referencia en ese aspecto.

Y, luego, creo que aportamos un cierto grado de internacionalidad dentro de una escena muy pequeña. Creo que demostramos que se puede ser un grupo pequeño, no profesional, sin ingresos y aún así firmar con compañías extranjeras, grabar fuera, vender discos (pocos) por muchos países del mundo, etc.

– ¿Cuáles son tus canciones favoritas de cada uno de los dos discos y por qué?
De Colours es muy difícil señalar una favorita. Todas tienen algo que me toca muy de cerca. Quizá “If you could read my mind”, porque cada vez que escucho ese estribillo me sale una sonrisa, o “Arches of Faith” porque salió redonda.

De Another Dawn me quedo con “Control in my Life” porque una de las cosas más difíciles para un músico es hacer una canción que parezca muy fácil y sencilla, pero que a la vez no lo sea.

– Dejaste la banda en el momento crucial para un grupo que es el del lanzamiento del segundo disco. ¿Cómo fue tomar esa decisión y qué supuso de sacrificio a nivel artístico?
Efectivamente, el segundo disco es una cosa dificilísima para cualquier grupo. Para un primer disco tienes muchas canciones que has escrito durante muchos años y una energía increíble. Pero luego llega el segundo y todo es nuevo, en un tiempo más limitado y no es nada fácil. Además nosotros tuvimos un montón de problemas entre disco y disco. Nuestra primera discográfica, la inglesa Now & Then quebró en ese tiempo. Tuvimos un intento fallido de atacar el mercado español en español. Y al final, por suerte, o por desgracia acabamos en Angelmilk, otra compañía inglesa de nueva creación.

Y, a la vez que todo el lío de discográficas y dirección del grupo, en el verano de 2005 yo sabía que me iba a ir de España por cuestiones laborales de mi mujer. Así que preparar el nuevo disco, con una nueva compañía, sabiendo que me iba a ir justo después de la grabación no fue nada fácil. A nivel personal fue muy complicado porque Nexx era mi otra familia.

– ¿Crees que el devenir de Nexx habría sido diferente de haber permanecido tú en el grupo?
Sin duda. Pero eso no quiere decir que hubiera sido mejor ni peor. Yo tuve mis choques con determinada gente en el entorno del grupo por aquella época y mi permanencia en el grupo no hubiera sido la salvación del grupo ni mucho menos.

– ¿Qué piensas que podrían haber hecho tus compañeros para superar esas dificultades y sacar la banda adelante?
Yo creo que hicieron lo que pudieron pero lo más normal es que pasara lo que pasó. Incluso mirándolo con años de distancia, la situación fue tan complicada que no está nada claro decir que si hubieran hecho esto o lo otro el grupo se hubiera salvado.

nexx3

– Desde que te instalaste en EEUU has mantenido una variada y constante actividad musical, en diferentes estilos. Lo último que conocemos es la banda Scarlett Moonlight, muy dentro del estilo de rock melódico. Cuéntanos qué has hecho en estos diez años.
Aparte de trabajar en Kurzweil, una compañía de teclados, todos estos años, he hecho cosas esporádicas y muy variadas pero sin mucha continuidad. He grabado teclados para alguna gente como Michael Riesenbeck, Offtopic, Jordi Castilla, entre otros. Grabé la banda sonora del documental Pawtucket Rising. Tuve un duo gótico-celta llamado Eala Dubh. Grabé varios temas con una cantante de new age-folk-celta llamada Jenna Greene. Tuve alguna colaboración con el guitarrista canadiense Martin Marshall. Produje un par de temas para Jacob Guajardo, que luego se convirtió en cantante de Scarlett Moonlight. Formé parte durante unos años de un grupo de rock progresivo cristiano llamado Mustard Shell y de ahí salió el grupo de AOR Scarlett Moonlight.

– ¿Tiene Scarlett Moolight continuidad? ¿Hay proyecto de futuro?
Lamentablemente hemos perdido recientemente al cantante y al guitarrista. Ya tenemos nuevo guitarrista, Joe, de Mustad Shell, pero estamos sin cantante por el momento. Así que está el tema un poco en el aire.

– Supongo que observas muchas diferencias musicales entre España y EEUU ¿no?
Depende a qué nivel se vea. Lo que aquí hay es una industria musical que mueve mucho dinero y, debido a ello, todo está ultra-profesionalizado. Para mí eso es un gran inconveniente ya que la música no es mi profesión y la hago por pasión, no por dinero. Y aquí es muy difícil hacer música decentemente sin dinero por el medio, cosa que en España es más fácil.

Luego hay muchas diferencias en la visión sobre los estilos musicales. Lo que nosotros clasificamos dentro de un estilo, AOR o semejantes, aquí no lo ven así. Journey, Heart, Toto y compañía están sonando todo el día en emisoras tipo Kiss FM o M80. Los escuchas de fondo mientras compras en el supermercado o estás en el dentista. Es su banda sonora de los 70 y 80 y no lo encuadran dentro de un estilo musical determinado. Pero es un estilo antiguo. Los pocos que saben de grupos nuevos de AOR lo ven como un estilo puramente europeo hoy en día.

promo-colours

– Ha habido algún intento de reunir a los miembros de Nexx. ¿Crees posible esa reunión?
¿Dónde tengo que firmar? :-) Yo me cojo un avión y tocaría con ellos mañana mismo un concierto de reunión. Pero, siendo realista, lo veo complicado.

Por otro lado, todavía hay cabos sueltos con las grabaciones de Nexx que yo sigo intentando desatascar. Y aunque estoy fracasando miserablemente lo seguiré intentando. La ya disuelta Angelmilk tiene una versión completa de Another Dawn grabada en español y un remaster de Colours guardados en un cajón de su estudio en Inglaterra. Por el momento no he logrado que suelten esas grabaciones pero lo seguiré intentando hasta que lo consiga.

– Visto con el tiempo, Nexx resulta ser una de las grandes oportunidades perdidas de la música española, podría haber llegado más lejos que ninguna otra banda. ¿Compartes esa idea?
No lo creo. Muchas otras bandas podían haber tenido mucho más éxito del que tuvieron. La suerte es muy importante. Y también estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Pero hay un hecho innegable, y es que hay muchos más grupos que espacio para ellos y la mayoría se queda en el camino. Es así. En ese sentido me quedo con lo que nos dijo, más o menos, un directivo de SONY cuando escuchó Another Dawn terminado: “El mejor disco que he escuchado en muchos años y no puedo hacer absolutamente nada por él.”

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close