Entrevistas

Celebrando Another Dawn II. Entrevista a Bernardo Llobregat.

Celebrando Another Dawn II. Entrevista a Bernardo Llobregat.

“Lo suyo es que esa historia no hubiera tenido final.”

Por José Ramón González.

 

Entrevistar a Bernardo Llobregat, guitarrista de Nexx, después de varios años sin verlo me hacía especial ilusión, y tenía mucho interés por saber qué había pasado con él. Siempre tuve la sensación de que en los últimos conciertos, antes de la separación de la banda, dejaba ver su malestar, su presencia en el escenario no transmitía la alegría que sí mostraba anteriormente. Se le veía incómodo, diría que casi desganado; éste era uno de los asuntos que tenía interés en aclarar.

Cuando llegué al lugar en el que nos habíamos citado ya estaba esperando. Me agradeció que hubiese ido hasta allí y yo que se prestase a la entrevista. Le comenté que ya había entrevistado a José Ángel y que me había proporcionado algunas informaciones interesantes que le iba a lanzar. Me respondió que ya lo sabía. Una vez que nos acomodamos en un lugar más o menos tranquilo, pero sobre todo fresco, comenzamos a hablar. Bernardo es un tipo especial, de aspecto tranquilo pero que dice lo que piensa, y me asegura que va a responder con sinceridad. Se expresa pausadamente, sin atropellarse, dejando silencios entre las frases, buscando las palabras que reflejen del modo más fiel su forma de ver la música y la historia de Nexx.

 

– La primera pregunta que te hago es la misma que le hice a José Ángel cuando lo entrevisté: ¿por qué un grupo con el potencial que tenía Nexx, con el prestigio dentro del rock melódico tanto dentro de España como internacionalmente, por parte de crítica y de público, no llegó a más?
No llegó a más porque se rompió. Porque el teclista que era parte muy importante, fundamental del grupo, se fue.

– José Ángel también me dijo el otro día que el principio del fin fue el momento en el que se fue Fran.
Para mí fue el fin.

– Y ¿por qué era tan fundamental en la banda?
Aparte de otras cosas que son también importantes, como la composición, el color que le daba al grupo, su forma de ver la música, etc, que era bastante especial…, era bastante especial, pues… porque todo era como bastante redondo, personalmente, también a nivel personal, todo era bastante redondito. Y cuando una de esas partes importantes se quiebra, se va, eso se tiene que venir abajo. Fundamentalmente hablo por mí: yo sin él no…, no tenía ganas de más.

Tal vez si hubiera entrado otro teclista…

– Estuvo Benjamín después ¿no?
Claro, claro, una decisión con la que yo no estuve de acuerdo desde el primer día.

– ¿Por qué?
Porque no me gustó, nunca me gustó. No me gustó como persona. Tocaba bien, tiene buena técnica, sabe de armonía, pero como persona no. Yo creo que en una banda, a no ser que sea como gran parte de las bandas en las que hay dos personas fundamentales y los demás están todos a coro, éste no era el caso, el caso de Nexx no era así. Entonces que falle alguien de esa manera, aparte alguien ajeno, después de tantas cosas vividas, alguien de fuera, eso fue muy complicado, fue una cosa más bien personal.

– ¿Por ti sobre todo o era un sentimiento general?
Yo creo que no eran los demás, en general los demás no eran. Era cosa mía. Por eso yo voy a hablar siempre de mí, a no ser que me preguntes por cómo veía a los demás. Hablo de mí, de mis sentimientos. Tardé quizás unos meses en darme cuenta de que no quería seguir sin Fran. Tal vez desde el principio Benjamín no me gustó porque fue quien sustituía a Fran, esos sentimientos tan pueriles, pero así fue.

Desde mi punto de vista yo no era en absoluto consciente de lo que has dicho, ni de lo del potencial. Yo siempre he sido una persona que ha mirado las carencias más que las potencias.

– Es una forma de avanzar.
Pero también es una forma de irte para abajo. Todo depende de quién esté a tu lado. Con Fran al lado ese mirar a las carencias iba para arriba, sin él eso se convertía en ir hacia abajo. Sería todo lo contrario a potenciar tus virtudes, es lo que pasó.

– Fran era el que llevaba más ideas a la banda.
En general, casi todos los temas excepto tres o cuatro, no recuerdo bien, tendría que empezar a enumerar, pero así grosso modo, están cocinados por todo el grupo. Quiero decir, alguien sí venía con una armonía, el caso de Fran, a veces con una melodía, no siempre, y eran largas sesiones, muy divertidas además, siempre nos lo hemos pasado muy bien, nos lo pasábamos fenomenal, de darle vueltas al tema y lo que fuera saliendo en el local. Siempre era así, en general. Luego había excepciones, como las canciones más íntimas, que siempre las componía una sola persona, y los demás le dan el carácter, nada más.

 

Efectivamente, Bernardo responde con total sinceridad, relajadamente, pero sin esquivar ninguna respuesta. Hace ya diez años del final de la banda, pero tengo la misma sensación que tuve con José Ángel días atrás: todo parece muy reciente, todos llevan el pasado de Nexx pegado a su presente.

 

– Vosotros teníais desde el principio una clara vocación internacional. ¿Vuestro objetivo estaba más fuera de España?
No. Yo creo que nunca hemos tenido ninguna vocación en este sentido. Los temas los hacíamos en inglés por un puro sentido de estética. Yo creo que estéticamente la fonética queda mejor con ese estilo de música. Y por ese motivo, a pesar de que nuestro inglés tampoco era muy bueno, necesitábamos mucha ayuda de Inglaterra, los ingleses no se reían mucho con nuestras letras, de hecho hasta les gustaban. Nunca hemos pensado en decir vamos a tirar hacia este mercado. De mercado realmente nunca hemos hablado. El rollo del mercadeo nunca nos ha interesado. A mí nunca me ha interesado y dentro de la banda nunca se habló de eso hasta que Fran se fue, que es otra cosa que me molestó bastante.

– ¿El resto de la banda sí hablaba de eso?
Sí, sí.

bernardo-concierto-de-despedida

– De los temas de Nexx en español también se ha hablado mucho. ¿Piensas que la respuesta del público habría sido diferente si hubieseis cantado en español?
Sí. Yo no lo habría pasado tan bien si hubiésemos cantado en español. No habríamos salido fuera. Y no te puedes imaginar lo que se aprende grabando fuera con un productor bueno de verdad, de verdad. Se aprende un montón. Y de tocar con cierta gente también se aprende, gente buena, de primer nivel. ¿Si hubiésemos cantado en español? Habría sido menos divertido.

– ¿La respuesta de los aficionados habría sido también diferente aquí? ¿Habríais tenido mayor proyección en España?
No lo sé. Como esa es una cosa tan caprichosa, no tengo ni idea. Hay muchos productores por ahí con mucha fama a los que les gustaría tener ese tipo de respuestas, y cómo hacerlo. Hombre, a mí me habría gustado dedicarme a esto, obvio, me habría encantado. ¿El español habría sido la llave? No. ¿Habría mejorado? No tiene por qué. Lo mismo en inglés habríamos hecho…, o las dos cosas. No veo por qué no podríamos haberlo hecho en inglés y en español. Si no se hubiera roto el asunto habrían salido tanto en inglés como en español. Y todo es un aprendizaje: habríamos aprendido más… Jo, es que sólo dos discos. Y nosotros aprendíamos bastante rápido. Y eso que nos tiraban un poco para atrás, porque la pretensión del sonido del segundo no era esa. Nosotros pretendíamos algo un poquito más directo, más crudito, más a la cara, y entonces desde Inglaterra la producción la tiraron un poco para atrás, para suavizarla un poco.

– No tengo justificación para lo que voy a decir, es más una percepción personal, pero tengo la impresión, y por lo que me has dicho antes quizás no me equivoco, de que eras uno de los miembros más afectados por el deterioro que se vivía al final. En los últimos conciertos se te veía una actitud muy diferente.
Como te dije antes, hablar de los demás… no sé cómo lo llevaban ellos. Yo desde luego estaba afectado y mucho. Estuve un año pasándolo fatal hasta que dije no puedo más. Patricia también lo pasó bastante mal. Para mí fue muy doloroso, evidentemente.

 

Bernardo permite que las preguntas que le planteo nos conduzcan por sus recuerdos, y pasa sin problemas y con gentileza de unos momentos a otros. Cambia su actitud y su disposición, su tono y su gesto al recordar los comienzos de la banda.

 

– Si no me equivoco la banda la formasteis al principio Óscar, José Ángel y tú.
Tengo un poco de mala memoria, pero yo creo que de teoría. Tocaban Óscar y Jose juntos en una banda de versiones y yo nunca había tocado de manera un poco seria con alguien ¿no? Y entonces decidí que podía ser buen momento. Me animaron, hablé con ellos y debimos de tocar alguna vez los tres juntos en el local sin Fran, no lo sé, no me acuerdo bien. Y luego Fran era compañero mío de la facultad, y además amigo de la niñez, se lo pregunté, probamos, nos pareció guay, teníamos unos gustos bastante parecidos, había feeling tocando, y luego a buscar cantantes.

– ¿Cómo encontrasteis a Patricia y qué os gusto de ella?
Es que a Patricia ya la conocíamos. En la banda de versiones que tenían Jose y Óscar cantaba ella.

– Ah ¿sí?
Fue ella quien se ofreció: bueno, ¿yo no os valgo o qué?

[Risas]

Sí, fue algo así, porque Patricia siempre estaba allí presente pero no lo habíamos pensado. No sé el motivo, no me acuerdo. Pero en una de éstas se ofreció ella.

Además Patricia mejoró mucho en muy poco tiempo. Por eso te digo que era, como tú lo has definido fenomenal con lo de potencial, porque aprendíamos a mucha velocidad, y no sólo a mucha velocidad, sino que yo creo que casi todos éramos capaces de captar unos matices que no son fáciles de captar, y asumirlos, y mejorar de una manera muy fuerte. Y a Patri le pasó eso de una manera bastante radical. Ella cantaba bien…, bien, en un principio, pero en poco tiempo empezó a cantar muy bien. No sólo por estudios, supongo que será cuestión de cierto tipo de inteligencia a la hora de aprender…

– De sensibilidad…
De sensibilidad, por supuesto, y Patri pegó un subidón tremendo. También aportaba melodías, porque realmente la composición tenía un punto bastante fuerte de improvisación y de momento. Porque si dábamos vueltas a algo en el local, la cosa estaba muy viva y era lo que fuera saliendo, y cuando nos convencía así se quedaba. A no ser, antes de grabar disco, que le dábamos una pequeña vueltecita a las cosas. O sea, que todos, todos aportábamos, lo que pasa es que, como dije antes, el que traía la idea de la armonía, ahí ya era un pilar que pesaba mucho, entonces modificarla ya era un poco más complejo.

– En el arranque de banda, además de por cantar en inglés, porque si no hubieseis cantado en inglés no os habrían fichado…
Seguro, seguro, Now & Then.

– Además de eso hubo un factor de suerte en ese momento.
Por supuesto.

– Porque nosotros ya os llevábamos viendo como banda de versiones, pero fue veros en el Nemel Rock y ficharos.
Fue suerte porque sabes que en aquella época hubo una especie de boom en España como no recuerdo ningún otro respecto a rock melódico así.

nexx-001

– Yo tampoco.
Hubo un boom bastante fuerte, gracias a cierta gente, también el público en cuanto vio que había movimiento, y por ejemplo José Herrera empezó a traer bandas… no había gente que trajera bandas de rock melódico. José Herrera vino a Madrid desde Lérida y empezó a montar conciertos aquí, de lo que siempre le gustó. Tenía un programa en la radio de AOR. Dio la casualidad de que montó el primer concierto, estábamos nosotros el día de la fiesta. Y todo empezó a ir muy rápido, fue todo rapidísimo. Es verdad, fue un momento de suerte, pero también es cierto que a los ingleses les gustamos mucho cuando nos vieron. En serio. Éramos una banda de versiones y con unos temitas, nunca hemos tenido ningún tipo de pretensión. Intentábamos pasarlo bien haciendo música, y tocar en Inglaterra en el Gods of AOR, leche pues muy divertido, aunque fuese a las doce y pico de la mañana. Pero fue terminar el concierto y empezar a firmar autógrafos, una cosa que yo sinceramente consideré ridículo, me dio vergüenza, para qué voy a firmar yo, qué dices.

– Vendisteis todas las maquetas.
Vendimos todas, que fueron un montonazo, y Marc Ashton, que era el dueño de Now & Then dijo trae para acá. Y nos fuimos a grabar.

– Cuando os fichó teníais esos temas vuestros pero no teníais más. Colours es un disco compuesto en muy poco tiempo.
Creo que no fue en poco tiempo la composición. Grabamos varias maquetas. El siguiente sí que fue en poco tiempo. Éste no. Tal vez nos faltaba algún tema más, y un tiempo antes nos metimos en el local y nos forzamos a sacar algún tema más, a componer, pero el resto ya estaban compuestos.

– Y aun así el resultado es bastante espectacular.
Fue una sorpresa, sí. Yo no me esperaba algo así, yo también quería algo más fuerte.

– Es verdad. Uno de los comentarios que más se escuchó fue: en directo no sonáis tan suavecitos.
Pero el disco era muy delicado y muy pulcro.

– Es de una categoría…
Y tocado, tocado. A mí me costó mucho.

– De mucho nivel.
Sí, sí, es especial. Lo escuché no hace mucho, después de años, y considero que es un disco realmente especial. Dentro de lo que es la música, es de esos discos que escuchas y dices: coño, es diferente.

– Y para una banda española casi inaudito, en ese estilo.
Y mira que hay, pocas, bandas españolas buenas, pero las que son buenas son muy buenas. Y ha habido, no sólo en rock melódico, en rock en general. Hay pocas, ya te digo que no tengo pelos en la lengua: considero que el rock español en general es bastante malo, pero el que es bueno es muy bueno. Y dentro del rock melódico, bueno, la verdad es que, qué te voy a decir: a mí el disco me parece especial. Ya te digo que siempre miro la parte negativa. Yo creo que tenía cosas muy mejorables.

– También erais nuevos, era el primer disco.
Totalmente. Yo era la primera vez que me metía en un estudio, y me ponen al lado a Pete Coleman, y el equipazo que tenían allí, que era una locura. Allí en Inglaterra, en territorio comanche. […] Pero la verdad es que la grabación fue realmente divertida.

 

Recordando la grabación de ese disco, a pesar de que Bernardo es muy crítico con su trabajo, no puede evitar revivir la fascinación que le producía la experiencia de estar grabando sus canciones en Inglaterra con profesionales de mucho nivel. Sin embargo, junto a cierta satisfacción por aquello siempre aparece en sus comentarios la humildad de quien se siente agradecido, haciendo equilibrio con la tristeza por no haber podido continuar para conseguir algo mejor.

El papel como guitarrista en una banda de rock es siempre uno de los que más atención capta. Para alguien sin experiencia en la grabación de un álbum, la responsabilidad que él asumía era no poca.

 

– ¿Cómo te planteaste el trabajo de guitarras para Colours? No es lo mismo tocar en directo que hacer arreglos de varias guitarras para grabar un disco.
Es cierto, la actitud fue diferente con respecto al siguiente disco. El primero fue un poco más de clichés. Me lo planteé como los clichés de los guitarristas que me gustaban a mí, un poquito modificados, y meterlos dentro de lo que yo hago. Lo que pasa es que es un poco difícil porque yo soy un guitarrista un tanto rarito: sueno raro, toco raro.

nexxp

– Sí, tenemos que comentar eso también.
Entonces es muy complicado que pueda tomar una influencia cien por cien y meterla dentro de mi sonido. Pero lo hice así, como una especie de fan, intentando copiar ciertos estándares y meterlos dentro de la armonía diabólica que tenía Nexx, porque claro, no es lo mismo hacer Mi La, que la armonía que tenía Nexx, que realmente era una armonía compleja, era compleja. Es uno de los rasgos fundamentales de la banda. Entraba, pero era compleja.

– ¿Cuáles eran esas influencias?
Yngwie Malmsteen, Ritchie Kotzen, Michael Lee Firkins…, guitarristas con muchas entrañas. Zakk Wilde… Guitarristas con toque realmente heavy. Nunca he sido mucho de Neal Schon, aunque me gusta ¿eh?, que es cierto que toca con bastantes narices, pero yo era más de los heavies. A mí siempre me ha encantado el heavy metal.

– Sobre tu forma de tocar: sobre todo en Another dawn sí que se nota que las guitarras parece que van a explotar pero siempre se quedan un poquito atrás, debajo de las melodías.
Las tiraron para atrás. Es lo que te digo, que a nivel de producción…, y eso que busqué un sonido realmente crudo y roto.

– Sí, sí. Me alegra que me lo digas porque lo percibo así, como tú tocas es un sonido que no es pulido. Incluso en algunos momentos algunas notas no se distinguen bien, pero queda muy natural.
Me gusta que esté a tiempo, más o menos, que sea más o menos perfecto de tocada, que esté tocada de manera un poco libre… A ver cómo te lo explico: de haber continuado me habría gustado poder grabar un disco todos juntos, del tirón, a la vez, como era antes, no por el prejuicio de como era antes, no soy nada mitómano respecto a eso, sino porque realmente considero que de ahí salen cosas. Tú escuchas un disco de los primeros de Van Halen y aquello está lleno de imperfecciones, de notas fantasmas que no se oyen, que se ahogan. Pero es rock & roll. Sí tienes razón. Nunca me he planteado la guitarra evaluando los sonidos, este tipo de efecto aquí, este tipo de efecto allá, no. Yo lo que he hecho es tocar, tocar. Primer disco, con ganas de copiar un poco a la gente que me gustaba, y segundo no tocar una nota que no me encantara. La actitud fue diferente, pero todo era cuestión (cosa que no me dejaron hacer del todo), fue cuestión de tocar y que eso me gustara: “Está fuera de tiempo”, pues me da igual. No me importa, soy muy visceral en cuestión de música; lo que sí, sí y lo que no, no. No ando observando ni metiendo en la razón si sí o si no. No tiene ningún sentido. La estética es la estética.

– En Another dawn sí se aprecia ese gusto tuyo por el heavy metal, pero también un montón de variaciones, de sonidos diferentes, acordes, arpegios…
El sonido es siempre el mismo, y la guitarra de hecho, excepto un detalle, es siempre la misma. Las variaciones están en la actitud, fíjate si cambia el sonido. Y los micros están colocados de la misma manera. Ni siquiera bajo el volumen de la guitarra, siempre con el volumen a tope. Si hay diferencias de sonido son matices que hacen los dedos, son matices que salen en el momento, yo eso no me lo planteo antes, yo sólo me planteo las notas, por dónde voy a ir más o menos, y no todo el disco porque hay partes improvisadas. Lo que pasa es que a nivel de producción me cortaron un poquito, y también mis limitaciones, que a la hora de grabar las tengo, y bastante fuertes.

– Después de esos dos discos tú estabas muy bien valorado como guitarrista.
No lo sabía. No tenía ni idea.

– Pues entonces no te puedo hacer la siguiente pregunta.

[Risas]

– ¿Cómo recibías esas críticas?
Yo es que no tenía ni idea de nada. Tenía amigos o personas que conocía, tú por ejemplo, luego amistades a las que les gustaba lo que hacía. Me lo dijo algún amigo que tengo que es profesional, pero hace poco. Me ha dicho: jo, es que tu manera de tocar, tú eras muy respetado por los músicos profesionales del país. Coño, pero yo no lo sabía. Me habría venido muy bien, porque siempre me ha dado un poquito de miedito no ser un estudioso, ser una persona que cogía la guitarra y nada más.

– La historia del rock está llena de historias así.
Sí, sí, es verdad.

– Durante la grabación de Another dawn contasteis con colaboraciones de lujo.
Algunas de ellas improvisadas, como el director de la mini orquesta, el oboísta.

– Al principio eran teclas ¿no?
Sí. De hecho, poco se cambió. Las partes orquestadas, las más importantes, las arregló Fran. El inglés dijo: qué bien quedaría con cuerdas de verdad. Yo asentí, yo lo prefiero. Estaba muy bien compuesto pero el sonido es el sonido. Y el oboe era el principal de la orquesta de la BBC, no está mal. Una locura, gente muy buena.

Luego Danny Vaughn nos ayudó con las letras porque éramos conscientes de que era una locura hacer letras sin ser bilingües.

concierto-de-despedida-13

– ¿Las hacíais en español y luego las traducíais o directamente en inglés?
Siempre pensábamos en español, pero era sobre la marcha, directamente salían en inglés, pero un inglés muy limitado y quizás del siglo XVIII, ése que nos enseñaban en EGB. Danny también hizo coros.

Pero los coros que a mí más me llamaron la atención son los que hizo Steve Overland: buenísimo. Además metió algún detallito que le parecía a él que le podía dar un toque… Ahí se quedaron. Ellos engordaron los coros, la notas no variaban, pero sí que metieron en dos temas detalles que, eso es una de las cosas que para la siguiente yo pretendía empaparme de ella, y era darle a los temas un poco más dinámica, una deficiencia que siempre le he visto a Nexx, le faltaba dinámica excepto en un par de baladas.

– ¿Llegasteis a componer más canciones?
No, padre. No hay “Sangre y barro”. [Risas]

– Me has hablado de esas ideas de cara al futuro, pero le comentaba a José Ángel que en aquella nota de despedida exponíais que estabais en el mejor momento de la banda y que el futuro iba a ser mejor. Pero necesitabais un descanso.
Yo habría dicho la verdad. Miren señores, yo no puedo más. Yo tengo que ser muy sincero, y más contigo: para mí, sin Fran, no. Ahora mismo…[reflexiona unos segundos] no, ahora mismo es imposible. No puede ser. Y a mí lo que realmente me haría ilusión es con él. Sí, porque tenía una forma de ver la armonía que me gusta muchísimo, y era divertido. No sé por qué se dijo que necesitábamos un descanso, yo tenía bastante claro que… Además acababa de ser padre. Fue eso, y mi vida personal estaba patas arriba. No había manera. Con Fran aquí eso habría salido adelante, te lo puedo asegurar. Y siento, cuando lo lea Fran, que vea que tuvo tanto peso, pero lo siento, para mí lo tuvo todo.

– José Ángel también lo ha dicho.
Ah, bien. Pues lo tuvo todo.

– ¿Crees que, aun así, podríais haber hecho algo más para mantener la banda a flote?
Yo ya no podía. Es que mi vida personal iba por otro sitio ya. Yo no estaba bien, personalmente.

– ¿Y haberlo retomado?
Yo no lo creo… ¿Si podría haber hecho algo más?… Con las personalidades que había dentro de la banda no. Yo creo que no había manera de encauzarlo, por lo menos conmigo. Yo necesitaba esa parte familiar, ese algo que me daba Fran. Sin él no quería.

– Me comentaba también Jose la falta de apoyo de la compañía, que eso también influía.
No, no la necesitamos nunca. Bajo mi punto de vista no. ¿Para qué íbamos a necesitar apoyo de la compañía? ¿Qué esa no furrula? Pues hay otras. O haces otra cosa por tu cuenta. Yo creo que daba igual que la compañía nos apoyara o no. Que sí nos apoyaba ¿eh?, lo que pasaba es que el tío de la compañía de discos era una persona un poco variable: de repente estaba contentísimo como cabreado con el mundo. Entonces era un poco complicado, un poco difícil.

Te podría pasar la pregunta a ti. ¿Tú crees que es tan importante para un músico la relación de unas personas que llevan tocando tantos años, y que están contentos juntos, que una compañía no te apoye? Yo creo que el músico, en principio, debe mirar un poco el presente y el futuro. El presente y el futuro sobre todo musicalmente, me refiero. Está directamente pensando en nuevas composiciones. En cuanto empiezas a tener pretensiones de yo quiero hacer tal, yo quiero subir… Tú ocúpate de subir como músico y deja a tu suerte y a tus contactos lo demás.

Yo no creo que fuera tan importante, qué va. Yo creo que era todo personal.

– Erais una banda de amigos.
Fíjate si éramos amigos que salíamos a tomar copas juntos.

– Esa relación de amigos dejó de funcionar.
Sí. Cuando falta una parte eso se viene abajo. Y no tenemos la suficiente fuerza los demás como para mantenerlo. Sí es cierto que no sé qué hubiera pasado si hubiese entrado otro teclista.

– En lugar o después de Benjamín, quieres decir.
Exacto. No sé lo que hubiera pasado. Porque eso tuvo mucho peso para mí.

– Jose me ha dicho que conoce a uno muy bueno.
Sí, yo también conozco, sí.

– Que cuadraría muy bien con vosotros.
Sí, yo conozco a uno.

– Quizá sea el mismo.
Probablemente [risas]. A mí me gusta mucho como persona y me gusta como toca. Pero… es que Nexx, la armonía esa, ese rollo, es muy difícil. Sí conozco, mira: Teo Cardalda por ejemplo pegaría en Nexx.

– ¿Sí?
Sí.

– Ni se me habría ocurrido.
¿Tú no te has fijado? Fíjate en las armonías que compone Teo. Son parecidísimas. La manera de ir de un acorde a otro, que es muy importante. Es algo en lo que la gente quizás no se fija demasiado pero esa camita es muy importante. ¿Ves? Él sí vendría bien.

El teclista que conocemos es bueno, me cae estupendamente, es un amigo, pero… Nexx… componer… sería… No. Aparte de que Patri está a otra historia, yo también ando por ahí, que si empiezo a tocar después de nueve años…

 

Junto a esas negaciones repetidas, la insistencia en que no es posible una reunión de los miembros de Nexx, hay siempre algo que deja cavilando a Bernardo, unos pensamientos más largos que se quedan flotando durante unos segundos antes de la siguiente negación. Quizás tenga que ver con algo que me comentaba más tarde, hablando de otra cosa, antes de despedirnos: “una parte tira de aquí, señalándose el corazón, y otra es la que está aquí, apuntando con un dedo en la sién”. Quizás es la parte del corazón la que le impulsa a hacerme la siguiente confesión.

 

Es complicado.

Te cuento una cosa, una cosa que… no me voy a callar nada. Hace poco hubo una tentativa de que nos reuniéramos para tocar. Ha habido dos. Una hace un tiempecito y otra hace muy poco. Y no. No. Yo dije que para un solo concierto no me reúno. Para eso me voy al local de ensayo y me lo paso genial, tocando toda una tarde o un fin de semana entero, un fin de semana de lujuria aorera. Tanto curro, tanto estrés, tanta leche, ¿para tocar sólo un día? Ahora, si me dices que Fran al final se viene a vivir a Madrid: me apunto a un bombardeo, nos ha jorobao, no soy tonto. Yo quiero pasarlo bien.

Pero fíjate, eso ha sucedido, se ha planteado, pero no pudo ser porque hay gente que tampoco quiere. En ese año las relaciones personales se deterioraron, fue un infierno. Y se deterioraron muy poco para lo que podían haberse deteriorado. Yo me llevo estupendamente con todo el mundo de la banda, pero aun así se deterioraron. Y hubo mucho sufrimiento por parte de algunas personas, y claro, ahora no apetece.

– Tengo la sensación de que ahí quedó una historia sin cerrar. Me parece un final triste, por no decir feo, para una historia tan bonita.
Ya, pero lo suyo es que esa historia no hubiera tenido final, que hubiéramos seguido aprendiendo. Si hubiésemos seguido aprendiendo ¿por dónde habría salido? Algo realmente chulo seguro.

14a-alta

– Yo estoy seguro.
Seguro. Segurísimo. Y que hubiéramos aprendido más musicalmente de lo que hemos aprendido sin haberlo hecho. Seguro. Y que eso lo tenga en cuenta cualquier persona de la banda. El aprendizaje que tuvimos en esos años fue bastante, porque aquí no siempre se tiene acceso a saber lo que realmente es el rock & roll, el rock, el espíritu, ciertos sonidos. Ahora ya se empiezan a hacer las cosas aquí como allí; en aquel momento no. Se empiezan a escuchar guitarras con un sonido bueno, producciones rockeras que a mí me gustan…

– ¿Por ejemplo?
A mí siempre me han gustado MClan. Siempre me han parecido una pedazo de banda de rock de verdad. Hay más bandas que molan muchísimo.

– Aquí el público es bastante reacio a los cambios, a las innovaciones. Es bastante conservador.
Sí, pero si lo haces con confianza y la actitud correcta se lo tragan. Todo tiene que ver con la actitud. Yo creo que sí. Y si eres sincero con la composición, con la interpretación, y tienes una actitud de confianza, rockera de verdad (la actitud rockera es de confianza)… Aunque es verdad, somos conservadores, somos muy conservadores. Pero las cosas que rompen fuera aquí nos maravillan. Y aquí hemos tenido cosas dentro del rock que han sido… Triana era una cosa excepcional. Eso lo escuchan los guiris y dicen qué pasada es esto, qué maravilla. Y aquí gustó, era diferente.

– El folclore andaluz aquí siempre gusta.
Me parece estupendo. Tenemos un folclore perfecto. Que se den un besito el rock y el flamenco.

– Bueno, eso sí se hace. Quizás sea la combinación más habitual.
Pero ellos lo hacían con un flamenco más puro. Yo creo que ellos lo hacían mejor. Ellos tenían flamenco en el sonido y las composiciones. Y rock en el sonido y las composiciones. Y además tocaban muy bien, eran muy buenos músicos.

 

Seguimos hablando de qué es lo comercial, cuál es la fórmula del éxito y terminamos hablando del directo.

 

Nexx era una banda de directo. Sí, grabamos cosas que han quedado ahí, pero la banda era directo. El sonido de Nexx era en directo, y creo que es ahí donde alguien podía juzgarnos. De hecho, yo para valorar a un músico escuchar un disco me resulta un poco… Yo tengo que verlo en directo.

Los discos son otra faceta. Yo digo que la personalidad de la banda, de Nexx, estaba en directo. Tenía una pegada muy potente.

– Se notaba un montón.
Eso en disco estaba tirado para abajo. Tenía matices diferentes.

– ¿Y qué recuerdas del último concierto, el de la sala Heineken?
Ese concierto fue una pesadilla. Yo prefiero olvidarlo, porque había un guión. Es lo que te dije: desde que salió el disco las actitudes cambiaron. Empezaron a haber ciertas cosas… ¿Tú te puedes creer que a un músico, y pongo sólo mi ejemplo porque de los demás no debería hablar, se me puede poner un guión, unas cruces en el suelo? Es un disparate. No porque no se pueda hacer, de hecho se hace habitualmente, pero a mí no me gusta, yo no lo quiero. Igual que no quiero claquetas en el oído del batería. Yo quiero que vaya y venga según le dicte su espíritu.

Para mí fue un estrés, porque si en cada momento había que hacer una cosa, la música pasó a otro plano. Yo ya estaba cabreado. Para mí fue un concierto para olvidar. Y es cierto, se iba a grabar. Pero mira qué casualidad que se grabó el vídeo pero el disco duro cascó en la grabación… o eso nos dijeron. Supongo que cascaría.

– Daba la impresión de que hasta en el vestuario ibais dirigidos.
Sí, por desgracia. Fue muy desagradable ese concierto. Hubo cuatro o cinco conciertos después de ese, nos fuimos de gira. Esos conciertos fueron mi liberación, ahí hacía lo que me daba la gana, pero el otro fue horrible. Eso sí, un gran sonido de guitarra, eso es verdad. Era una pasada. Pero que sepas que mi actitud era de no.

– Ya te digo que se te veía. ¿Había gente que estaba intentando dirigir a la banda de manera que no os gustara?
¿Qué no le gustara a alguien? Sí. Qué no me gustara a mí… bueno. A mí lo que no me gustaba es que alguien interviniera en ciertas cosas. El modo me parecía bien. Ahora, que se intervenga, no. Yo era como el perro del hortelano, no quería a nadie más ahí. Es una respuesta un poco complicada. Desde luego sí aconsejando, pero yo creo que era un consejo que hizo que ciertas personas se desviaran un poquito. Pero da un poco igual, porque yo ya estaba bastante jodido desde que se grabó el disco. Con lo cual era añadir simplemente. ¿Que si influyó? No lo sé, porque ya con ellos o sin ellos. Con los que hayan influido o no, eso se hubiera ido fuera, yo creo que sí.

– Hablamos un poquito de ese boom de bandas de rock melódico que apareció en aquel momento.
Yo recuerdo una fundamental, pero había más. Recuerdo una porque tocamos con ellos en Inglaterra: 91 Suite. Unos tipos estupendos.

– Estaban Golden Farm.
Esos eran un poco más profesionales.

– ¿No te gustaban Golden Farm?
No. Yo me quedo con Skyline. Cojonudos.

– ¿Por qué no solo vosotros sino todos los demás no siguieron tampoco? Y arrastraban gente. ¿Por qué no llegó a nada más? Fue raro que aparecieran pero igual de raro fue que desaparecieran todas de repente.
No lo sé. 91 Suite aún siguieron, fueron cambiando de miembros. Estaban Ice Blue, que eran de Zaragoza. Y siguen Airless; es que los vascos son muy cabezotas. Son muy majos. [Precisamente en estos días Airless han anunciado su disolución]

Para vivir de la música de una manera un poco segura, es decir, tener asegurado que no te vas a dar la leche, es ser músico profesional y acompañar a Perico de los Palotes en sus bolos por la piel de toro.

– Pero no con tu música.
No con tu música.

– Entre 2008 y 2009 es cuando intentáis lo de Misty Lake, Óscar, Jose y tú.
Con el teclista, con Jorge, Diana en el centro; ojalá le hubiéramos conocido antes, a lo mejor no se hubiera llamado Nexx, se hubiera llamado de otra manera. Me gusta mucho como persona y me gusta como teclista. Tenemos gustos parecidos. Pero con la cantante no funcionaba tan bien. Era muy buena cantante, pero el sentido de la estética no era el mismo, es que era casi opuesto dentro del rock, y eso si no funciona, no funciona y se acabó.

– ¿No intentasteis buscar otro cantante?
Sí, pero es muy difícil. O no sabíamos cómo buscar o… Es que el rollo del cantante aquí es muy complicado… Sí nos lo planteamos, ahora estoy recordando, pero las posibilidades eran cantantes profesionales, y ahí había un problema de compatibilidad de horarios.

– Ya estabais desanimados.
Yo ya me cansé. Fue la siguiente tentativa después de Nexx y ahí ya dije más no, más no, necesito más tiempo. De hecho ahí ya me planté y dije que se acabó del todo. De hecho vendí gran parte de mi equipo. Se acabó.

– Perdóname, pero hay que estar muy desanimado para tomar una determinación así. Después de todos los años, de todo lo que has aprendido, de saber que has hecho algo artísticamente bueno, o que los aficionados aprecian…
Que la gente aprecia. Yo me quedo con eso porque yo nunca he creído que lo que haya hecho sea digno, vamos, que se podría hacer mucho mejor.

– Siempre.
Te hablo de la guitarra ¿eh? Estaba cabreado, estaba enfadado con la guitarra.

bernardo-nexx-8-sept-2016-con-firma-copia

– ¿Por qué?
Y me dolía además, porque lo pasé tan mal en los finales que ya era agarrar una guitarra y, te lo digo, que hasta tenía ciertos problemas biológicos, había veces que hasta me daban náuseas… Eso trastorna, claro.

– No sé si preguntarte cómo fue que lo pasaste tan mal…
Porque emocionalmente te pones del revés por muchas cosas. Y aguantas, y aguantas, y aguantas, y aguantas, entonces… es complicado. Intentas luchar un poquito, ves que no puedes. Y ya te he dicho que siempre he sido muy exigente con mi instrumento, y nunca ha sido como a mí me habría gustado. Nunca lo ha sido. Ha habido tal vez algún momento en algún concierto en el que he dicho “¡eh, aquí está!”, momentos muy puntuales; o en disco dos o tres pasajes de tocada. Lo demás, lo quiero nuevo. Entonces frustración, frustración, frustración. En vez de asumir que eso es un aprendizaje te frustrabas. La actitud es incorrecta, pero te mina, joer que si te mina.

– Y ahora has empezado a tocar de nuevo.
Poco a poco, no tengo mucho tiempo, la verdad. Pero sí, lo voy a hacer. De hecho ya he empezado a moverlo y, aunque esté un poco verde, antes de Navidades me he puesto a tocar con alguien.

– Hablando de tocar con alguien, yo tengo un recado para ti de Jose que tiene que ver con eso.

[Risas]

Ya me lo dio por whatsapp.

– Me dijo que si no, no te lo creías. Aunque yo desconocía lo de los dos intentos, porque él no me lo contó. Así que te tengo que preguntar si hay alguna posibilidad de que toquéis juntos, a lo mejor no los cinco…
No, es muy difícil… Es muy difícil.

– Por qué es difícil.
Yo para un concierto no me muevo. [Anteriormente, había hablado con Jose de la posibilidad de un concierto de aniversario.] Es mucho trabajo para mí. Son muchos años sin agarrar la guitarra, es muy complicado. Y hay más gente en la banda que tampoco está por la labor. Yo soy de los que está en el punto medio: un concierto no, una gira tampoco, más sí. Pero a nadie le ha salido de la cabeza proponerlo, no lo entiendo, y tampoco lo voy a proponer yo. Te pongo un ejemplo: no pasa nada por enviarse temas por internet. Qué es lo que pasa, que el problema viene en el ensayo, que es lo divertido.

En un proyecto un poquito más divertido sí me meto. A mí un solo concierto no me resulta divertido, me resulta estresante.

– Jose ha dicho que contigo y con Óscar que a dónde hay que ir, que él va.
Sí, sí Jose se apunta y Óscar también se apunta.

– Jose se apunta y Óscar también… Sólo nos quedan dos, y Fran está fuera…
Fran no puede ser.

– Fran no puede ser. Aunque tenemos a uno, Jorge…
Teclista no hay problema, aunque lo mismo él dice que nanai, pero yo creo que diría que sí.

 

[Silencio]

 

Hace falta algo más…

Dices para hacer Nexx… no, no puede ser. Tiene que ser esa gente, si no es esa gente no puede ser. [Hace un símil con un equipo de fútbol] Es un conjunto de personas: si están esos cinco arrasan, pero en cuanto uno se va, chao chao. Es algo así. De verdad que es así, que el equipo tiene que ser el que es. Emocionalmente tiene que ser así, tiene que ser el que es.

Otras opciones me parecen estupendas pero hacer otra cosa que no tenga que ver con Nexx.

– ¿Si no sale esto?
Yo ya estoy por la labor de enrolarme en algo, si no me entusiasma no me comprometo demasiado, colaboro en algo. ¿Que hay que hacer unos bolos? Los hago. ¿Qué hay que hacer tal grabación? Pues la hago. Siempre y cuando me divierta y aprenda, sobre todo aprenda, me apunto. Ahora, si fuera algo que me entusiasmara, así ya me metería más a fondo.

– ¿Me puedes decir de quién salió la idea de esos dos intentos de reuniros para tocar?
No te lo puedo decir.

– ¿Habrá más intentos?
Después de una pausa, admite
Yo creo que insistirán.

– Yo también espero que insistan.
Pero de verdad que no hay manera. No. Porque si fuera yo solo, a mí se me gana fácilmente por las emociones, con un poquito de habilidad me timas. A mí se me puede timar, pero hay otras cosas que no, que son imposibles. Yo creo, ¿eh? Es mi punto de vista. Luego a lo mejor me equivoco, pero yo creo que no puede ser.

– Le preguntaré a Fran cuándo se viene ya a vivir a España.

Compartir este post

1 Comentario

  1. Imagen de perfil de starbreaker

    Fantástica y entretenidísima entrevista; da gusto ver como un músico se expresa sin el más mínimo tapujo, con esa transparencia, pasionalidad, (aunque también es cierto que mucha decepcción en cosas vividas) y radicalmente fiel a sus principios…¡Felicidades al maestro Joserra!

    Responder

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close