Transparencias

Buenas noticias.

Buenas noticias.

Por Lilia.

 

Buenas noticias, personas traumatizadas por la extraña astucia fílmica de cierto danés que no conoce escrúpulo moral y se regodea en ello (no veáis Nymphomaniac). O personas que estáis contrariadas por las preguntas acuciantes y pesadas de qué es una nación, o qué factores hacen que un país sea un país, o sobre qué deberíais opinar de vuestros conocidos catalanes, sostengan una u otra opinión. O personas que simplemente sólo oís malas noticias. Buenas noticias, personitas y personotas que todavía –ocultándolo o dándolo a mostrar desesperadamente– buscamos motivos para ser felices y sentirnos bien.

Buenas noticias, digo, porque todavía existe la posibilidad de sentarse en el sofá de la casa y encontrar que, casualmente, están poniendo una película que en su momento te entraron ganas de ver pero no viste; y la más remota posibilidad todavía de que aquella película resulte ser no sólo una delicia visual y auditiva, sino un absoluto remedio para el tedio y la desesperación en estos “tiempos de sobre-estimulación” (Era de la Super-Estimulación, Era de Mirar-todo-y-no-enterarse-de-nada-ni-querer-hacerlo-durante-gran-parte-del-día-porque-la-mayor-parte-de-las-cosas-son-sencillamente-espantosas).

Buenas noticias con Swiss Army Man (Daniel Scheinert y Dan Kwan) y 20th Century Women (cómo no: Mike Mills). Buenas noticias con la más loca y a la vez entrañable historia de amistad y con un relato sobre la madre valiente que, como siempre, intenta hacerlo lo mejor posible (y no falla, o no trágicamente). Buenas noticias con la banda sonora hecha a partir de los tarareos de Daniel Radcliffe y Paul Dano (que no sé si son grandes actores –ni me importa– pero desde luego resultan absolutamente adorables en esta película) y con la magnífica forma narrativa de mi adorado creador de Beginners (bendito gusto tiene este hombre). Con la manera sencilla y sincera de tratar la Vida como algo hecho para y desde el amor pero que no por ello excluye situaciones como el peerse o el sentirse absolutamente desgraciado y solo (de hecho, ambas cosas son imprescindibles para ella: sin pedos no hay vida, sin dolor tampoco); o, también, buenas noticias con la manera de plasmar el conflicto entre mujeres cuando el feminismo acecha y se va convirtiendo en una realidad consolidada, a veces –por supuesto, cómo iba a ser de otra manera– incómoda y agresiva (y bien que sea así). ¡Viva! ¡Qué maravilla de películas! ¡Qué buenas noticias! Qué alegría poder crear un autobús a partir de palos para intentar arreglarte a ti mismo mientras te ves en otro; o poder imaginarte bailando como Greta Gerwig, llevando un par de medias llamativas, para tratar de recuperar el control en la vida a la que se nos arroja. Qué bien pensar que tu vida alimenta a otra vida, y que los hijos reconocen en los padres a otra persona como él. ¡Sí! ¡Buenas noticias, digo!

¡Qué entusiasmo siento, qué feliz estoy! Pensad: qué buenas noticias que esto sea todavía posible. Qué buena noticia que un zombie mutante (el personaje de Daniel Radcliffe) y un relato de un tiempo ya muerto (los 70 en Estados Unidos) puedan, de manera absolutamente inesperada y en medio del caos, traerte y renovarte vida. Qué buenas noticias.

Compartir este post

2 Comentarios

  1. Imagen de perfil de Joserra

    Contagioso tu relato de las dos películas. “Swiss Army Man” ya la he visto y es tan desorientadora como irresistible. No creo que el tratamiento que hace la película sobre la vida sea sencillo, pero sí sincero, desde luego, y original.

    Responder
  2. Consigues que tenga ganas de recrearme en esas buenas noticias y ver la película. Aunque me desoriente.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close