Críticas Novedades

ART OF ILLUSION «X Marks The Spot» (AOR Heaven, 2021)

ART OF ILLUSION «X Marks The Spot» (AOR Heaven, 2021)

¡Viva la Música!

Por Óscar L. Gónzalez «Mendo».

 

Hace unos días le comenté a un compañero de trabajo que es gran aficionado al hard rock la salida de este disco que me estaba dejando impresionado en cada escucha. Rápidamente y tras escuchar unos segundos del video de Youtube “My loveless lullaby” que no es ni de lejos el tema más accesible del disco dijo: “lo voy a encargar ya mismo… Lars es el mejor cantante en este momento”.

Quién es mejor cantante en este momento es muy relativo, (habrá quien diga que es Bad Bunny o algún otro que no sabe distinguir un FA de un FO) pero tras la escucha de este disco y apartándonos de los rankings y las clasificaciones que tanto nos gustan a los “Heavies”, Lars Säfsund deja claro en él que sus aptitudes vocales (rango, registro, melodía, sentimiento…) sobrepasan lo que hasta ahora habíamos escuchado en una grabación de estudio y si a ese despliegue vocal le añadimos el talento de su compañero de aventuras y componente del grupo Grand Illusion, Anders Rydholm productor y autor de las estupendas canciones que lo componen, la apuesta es ganadora. Soy fan incondicional de Lars y posiblemente eso nuble un poco mi cuestionable objetividad, pero creedme que no.

Ellos dos aportan la base (voces, bajo, teclados y guitarra rítmica) que se completa con el baterista Frank “Frallan” Nilsson que lo borda y unos cuantos guitarristas que aportan una variedad musical increíble.

Según la nota promocional, este disco ha sido grabado entre 2016 y 2020, y esa gestación tan larga que a veces suele acabar con la paciencia de los músicos que en ella participan ha dado un resultado óptimo, con multitud de entradas y salidas a mundos musicales paralelos al del AOR o Hard Rock melódico que se supone que es de lo que va este X marks the spot… pero mejor no suponer y escuchar, abrirnos de oídos y permitirnos el acceso al universo sonoro que estos dos genios de la música han preparado.

A nivel técnico, y aparte de las múltiples voces, coros y polifonías vocales que inundan el redondo, el sonido es muy limpio, sin esas sobreproducciones en las que tan fácil es caer buscando la opulencia que no pueden dar unos temas “normalitos”, aquí, como ya he dicho, los temas son de una calidad superlativa y sus complejas e ideales melodías son las que aportan esa pomposidad y grandeza.

“Wild and Free” es la destinada a abrir fuego, recordando vagamente a Lionville con su épico estribillo… punteo de campanillas de Muris Varajic y subida de tono al final que lo coronan como el temazo que es.

“Run” es reposado Westcoast de inicio para mutar en un tema que firmarían los de WOA sin ninguna duda, con su comercial estribillo (hace 35 años lo sería) y su puente en el que suenan a Bad English. Temazo

Una enigmática arpa, un piano y una orquesta nos anuncian la magnífica, operística y épica en todos los aspectos “My loveless Lullaby” que fue el primer single. Me llegan efluvios de Itoiz y su “Radio Lisboa” en las estrofas que desembocan en un estribillo de voces marciales que son una delicatessen, como lo es el punteo que roza la perfección. Pura emoción…

“Walz for the movies” es una canción de musical de Broadway con las voces de Lars, la orquesta, el arpa y toda la mandanga. Recuerdan a Queen cuando se ponían en plan “tenorio” en este tema que prescinde de los instrumentos básicos del rock and roll. Impactante y sorprendente.

La primera balada “4AM” es lo más flojo del disco, no por el hecho de que su estructura y melodía estén bastante trilladas, sino porque desmerece con respecto al resto de canciones. Pegadiza es, eso sí y vale para ponerse tontorrón y melancólico.

En la rápida “Go” me recuerdan a los desaparecidos Sonic Station del genio Alex Konbrink por las guitarras y a WOA por las estrofas… vaya mezcla, ¿verdad? Las voces de Lars en el estribillo y otro punteo del copetín a cargo de Varajic, hacen que nos vayamos. Hay que hacer caso. Otro temazo sin ambajes ni firuletes.

Más arpas en el inicio de la moderna y popera “Snakebite charm” en la que suenan a la ELO con su opulencia vocal y la fina distorsión de sus guitarras. Pelle Holmberg es el encargado del punteo que vuelve a ser superlativo. Te picará la serpiente.

Un nuevo inicio operístico para la que posiblemente sea la mejor canción del disco “Let the games begin”. Son solo 30 segundos hasta que entran en modo crucero con unas estrofas en las que me recuerdan a otros genios como son Dry River en su increíble “Rosas y gaviotas”. Luego el melódico estribillo nos devuelve a otro paraíso melódico con un Lars a las riendas soltando y tirando como un maestro. El puente después del primer punteo es de traca… espectacular. No tengo palabras.

Y llegamos a la bañada del disco… si “Walz for the movies” es una canción sorprendente para ir metida en un disco de Rock, “A culinary detour” la supera siendo directamente una canción de opera que, como su título indica, nos da un paseo por la gastronomía italiana con un fino sentido del humor. Lars yendo del falsete al tenor, arpas, violines punteados, orquestas y demás. Al principio choca y sorprende pero con las escuchas te das cuenta de que está donde debe y de que a Lars se le da tan bien cantar ópera como a Eric Adams hacer sufrir a los botones de sus chaleco.

Con “Catch you if i can” volvemos al hard rock melódico de cinco estrellas con su poderoso estribillo en la onda de WOA en el segundo tema que más me gusta en un disco en el que me gusta todo. Espectacular.

A la altura de “Rampant wildfire” y su despliegue de potencia en el estribillo ya empiezo a tener problemas para describir con palabras lo que estoy escuchando… música celestial, muy moñas, pero celestial. Qué melodías… qué perfección.

Tristemente, este disco que no debería tener fin, lo tiene con “Race against time” que es la segunda balada y que tiene mucha más enjundia que la primera, sonando vagamente a Crossfade. En esta lo de ponerse tontorrón si que ocurre a los 10 segundos por obra y gracia la voz de Lars con sus falsetes atómicos acompañados de montones de voces suyas en diferentes tonos, un piano y un violín. La repera.

Si os gusta WOA o cualquiera de los grupos que he mencionado, o es más, si disfrutáis con la música que es capaz de emocionar, este disco os encantará.

¡Viva la música!

ART OF ILLUSION - X Marks The SpotCOVER
ART OF ILLUSION:
LARS SÄFSUND: Voz, teclados
ANDERS RYDHOLM: Teclados, bajo, guitarras

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close