Críticas Novedades

4 BAJO ZERO “Abominable” (Rock CD Records, 2018)

4 BAJO ZERO “Abominable” (Rock CD Records, 2018)

Obligados a recuperar sensaciones.

Por José Ramón González.

 

Bajo una portada poco prometedora se esconde un estupendo álbum de heavy/hard rock clásico que impacta en un primer contacto y aguanta el envite de las sucesivas escuchas. Tanto es así que entre sus virtudes cuenta con conseguir que uno recupere dentro de sí mismo la sensación que le reconcilia con un género por el que ha perdido casi todo el interés.

Hay que coger aire antes de cada canción porque una vez que ha empezado a sonar ya no hay posibilidad. La fórmula está en una interpretación que no se conforma con los tópicos, que los esquiva con elegancia sin renunciar al clasicismo, y en una cantante de las que hace mucho que no tenemos por aquí, tanto que ya casi no me acuerdo. Por ello la comparación con Azucena Dorado de los míticos Santa ―y con la banda en general― son imposibles de evitar, como lo es resistirse al encanto de dejarse poseer por un disco que atesora lo bueno del rock ochentero interpretado en el siglo XXI sin sonar anticuado.

Abominable tiene un comienzo muy potente con la canción que da título al trabajo. Me ha recordado mucho a “The juggler” de Anthem por su estructura y algunos detalles. Quien conozca la canción de la banda japonesa sabrá a qué me refiero. En “Abominable” ya se pueden apreciar los aspectos más atractivos de 4 Bajo Zero: la salvaje y melódica voz de Rebeca Montón, el juego de guitarra y bajo de Gonzalo Lorente y Manuel Mocholí aprendido en las clases extraescolares de Mr. Big, reforzado todo por la batería de Iñaki Genís. Precisamente el protagonismo del bajo de Mocholí es muy acertado, le da a la banda un sonido muy rico. Quizás se abusa de los agudos por parte de Rebeca ―aunque ya que estamos nos damos un atracón― y, en mi opinión, algunos solos podrían haberse cerrado algo mejor para modular la intensidad en la transición a la voz o el estribillo.

A partir de la primera canción (introducción incluida) ya sabe uno si quiere seguir escuchando o no, y la elección es bastante clara. “Vagones de sangre” es puro hard rock clásico de indiscutibles raíces hispanas y muy bien hecho, con estribillos que no son nuevos… pero son buenos. Irresistible. Porque justo después viene “Aquí te espero”, con un dibujo de guitarra recuperado de nuestro inconsciente colectivo ochentero utilizado para hacer una canción que crece según avanza, con un prestribillo fantástico y un estribillo culminante. Muy disfrutable el comienzo del solo junto a la línea de bajo, cuya segunda sección está muy bien desarrollada.

Para no dejar nada sin tocar el sonido Rainbow se presenta en “Estrella inmortal”, en la que las letras van esquivando tópicos a cada línea con éxito. Muy bien el trabajo de guitarra de Gonzalo, no sólo en esta canción, adornando las rítmicas con detalles para evitar las repeticiones, otro de los puntos positivos del disco.

“La muerte viene desde arriba” se sumerge en la temática social reivindicativa. Me gusta la parte de las estrofas en la que Rebeca demuestra que en los tonos menos agudos tiene mucho que expresar. En temática contemporánea se encuadra “Localizados”, aunque no creo que goce de mucho respaldo. Se aprecia que tengan la valentía de denunciar algo tan popularizado como el uso de los teléfonos móviles y se pongan del lado de los que se paran a reflexionar. Esta línea de asuntos sociales, ya sea en vertiente de denuncia o crítica, es algo que también forma parte de la tradición rockera en nuestro país ―recordemos algunas canciones de Obús, Santa, Barón Rojo o Banzai o Ángeles del infierno entre muchos otros―.

Me he dejado “Sicario” y “Paradise”, la más Mötley Crüe del conjunto, y me he reservado “La reina de la noche”, probablemente la que más me gusta, no porque piense que es mejor que el resto sino por capricho personal. Tiene un riff muy clásico también que creo que arrastra lo mejor de la tradición del estilo, las canciones que solían gustarme por quedarse semiocultas entre las más inmediatas, melodías pegadizas entre misteriosas y sugerentes, y la voz de Rebeca dominando el conjunto sobre la base rítmica. Tienen hasta la osadía de incluir la línea “da volumen al cassette” y conseguir que quede bien.

Pero una de las cosas que más se agradece a 4 Bajo Zero con este su segundo trabajo es que nos hagan recuperar el gusto por el heavy/hard rock clásico bien hecho de tradición hispana, algo que casi daba por perdido.

 

abominable4bz
4 BAJO ZERO:
GONZALO LORENTE: Guitarra
MANUEL MOCHOLÍ: Bajo
REBECA MONTÓN: Voz y coros
IÑAKI GENÍS: Batería

Compartir este post

Dejar una respuesta

Tu corréo electrónico no será publicado.Campos obligatorios marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Lost Password

Register

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close